Sociedad

La Generalitat inicia el lunes el derribo de cien viviendas públicas del barrio del Raval de Algemesí

El edificio está en estado de ruina y tanto el Ayuntamiento como los vecinos llevan años reclamando su derribo para poder mejorar el entorno

Viviendas públicas en el barrio de El Raval de Algemesí que van a ser derribadas debido a su estado de ruina. / Jorge López Muñoz / GVA

València

La Generalitat iniciará el lunes la demolición del edificio de viviendas públicas del barrio del raval de Algemesí, que está en estado de ruina. El Ayuntamiento y los vecinos de la zona llevan años pidiendo esta obra, para poder mejorar todo el entorno, ya que según el informe técnico realizado, el valor de las reparaciones necesarias en este edificio para que sea habitable es mayor que el de construir uno nuevo.

El edificio tiene cinco portales y cien viviendas y la actuación la lleva a cabo la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo (EVha), que depende de la Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Servicios Sociales, Igualdad y Vivienda. Durante años se han producido sucesivos conflictos en los bloques, por lo que la Generalitat y el Ayuntamiento acordaron su demolición dando así respuesta a las demandas vecinales.

Las dos administraciones analizaron las opciones para propiciar una mejora en esta zona de Algemesí con el fin de resolver la actual problemática social y de seguridad que ofrece el inmueble, en un "grave estado de deterioro", según explica la Conselleria.

La reparación es inviable

Según el informe técnico realizado, el valor de las reparaciones necesarias que devolverían estabilidad, seguridad, estanqueidad y consolidación estructural al edificio supera el límite del deber normal de conservación. Por lo tanto, concluye que el edificio se encuentra en situación legal de ruina.

Esta semana se firmaba el acta de replanteo de la obra, por lo que la empresa adjudicataria iniciará en breve los trabajos iniciales que comprenden el vallado perimetral, señalización de la obra, instalación de medios auxiliares fijos y revisión de instalaciones, para continuar con la retirada de basuras, mobiliario y enseres acumulados en el interior del edificio. Después tendrá lugar la retirada de elementos de baños y cocinas. Todos estos trabajos se realizan manualmente, minimizando las molestias a los vecinos.

Seis meses de obras

Las obras de demolición tienen un plazo total previsto de seis meses. A mediados del mes de enero es cuando se prevé iniciar los trabajos de demolición de la estructura con maquinaria de demolición.

Como los trabajos de demolición pueden ser realizados de muy diversas formas según las técnicas de ejecución empleadas por el contratista, estas técnicas serán las que determinarán los plazos. La empresa adjudicataria también se ha hecho cargo de la redacción del proyecto de derribo. El coste total de la actuación es de 520.480 euros (IVA incluido).

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00