Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

CDR CATALUÑA CDR CATALUÑA La Fiscalía acepta la libertad bajo fianza para los CDR que no manejaron explosivos

Un minuto de silencio para defender la noche madrileña

Los locales de ocio y restauración de Madrid llevaran a cabo un minuto de silencio para defender la noche madrileña dentro de la campaña ''El Ayuntamiento apaga Madrid''

Aseguran que la Declaración del Distrito Centro como una Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) tendrá consecuencias muy negativas en el sector y piden libertad de horarios

La primera zona de ocio nocturno en Madrid que fue declarada Zona de Protección Acústica fue el centro de Arguelles, lo que se conoce como Aurrerá. Fue en octubre del año 2010. Hace tan sólo dos meses, y ante las denuncias reiteradas de los vecinos, el Consistorio decidía tomar medidas también en el distrito Centro. Los niveles de ruido registrados en la zona superaban en más de 10 decibelios los niveles de calidad acústica permitidos.

El Ayuntamiento dividía el distrito Centro en tres zonas, según su nivel de ruido: alta, media o baja. La zona de contaminación acústica alta son el entorno de Malasaña, la superficie de Chueca situada a la derecha de la calle Hortaleza, las zonas de las Cavas y el entorno de la Plaza de Santa Ana, en Huertas. En éstas zonas el Consistorio se reserva la potestad de adelantar la hora de cierre de los locales que sean más molestos como discotecas, salas de fiestas o bares de copas y retrasar en una hora la apertura de locales.

Estas medidas restrictivas se tomarán sólo en casos concretos y no han gustado nada a los empresarios de la noche madrileña: "La contaminación acústica existe en el centro de Madrid y es un problema muy grave. Estamos en contra de la normativa que ha presentado el Ayuntamiento porque va a perjudicar a un sector tan importante como el de la hostelería. Va en contra de la situación enconómica actual, en contra de los madrileños y en contra de la cultura de la música que siempre ha tenido Madrid", ha explicado Miguel Ángel Santa, portavoz de la Plataforma por el Ocio y el Tursimo de Madrid, en Hora 14. "Un pub está perfectamente aislado. Los empresarios que tienen uno tienen licencias que el Ayuntamiento ha comprobado y que cumplen todos los nievels de insonorización, si no, estarían cerrados. Es una prohibión a abrir cualquier tipo de negocio de hostelería en el centro de Madrid", explica Santa. A menudo se acusa a los locales de pasividad ante el problema del ruido, pero ellos se justifican: "No es que nos desentendamos, es que no podemos hacer nada. Nosotros en la puerta de nuestros locales lo único que podemos hacer es pedir al público que no haga grupos, que no hable alto. Pero nos encontramos con que la gente te dice que en la calle hace lo que le da la gana. Podemos pedirle educadamente que no griten, pero nada más".

Tiene claro que las nuevas medidas no van en la dirección de solucionar el problema y sólo deteriorarán el sector en un momento especialmente crítico: "Puede tener una repercusión muy grande en el empleo. Además, la ZPAE propone una reducción de horarios, lo que va a provocar más ruido. Los madrileños y los españoles en general somos muy dados a salir por la noche en verano. Si a la gente le tiene que decir a la una de la mañana que se vaya a la calle, lo que va a hacer es sentarse en los portales, las aceras, las plazas... Y desgraciadamente el botellón es un problema. Los locales insonorizados no provocan problemas; los problemas se producen en la calle. Lo lógico es que hubiera libertad de horarios, como ocurre en otras capitales europeas". Y no sólo eso: los empresarios creen que el problema se extiende al consumidor de ocio: "El precio de las plazas de aparcamiento se va a incrementar, el ruido también, porque la gente va a estar en la calle más tiempo".

En la zona de contaminación acústica alta no se permitirá la apertura de nuevos locales de ocio nocturno. Tampoco en la zona de contaminación media, aunque en éste caso sí se permite la apertura de restaurantes o bares con una distancia mínima entre el nuevo local y las actividades ya existentes. Sólo en la zona considerada baja se pueden montar nuevos negocios.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?