Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Caen los contribuyentes que marcan la ‘X’ para la Iglesia Católica

36 mil personas dejaron de escoger esta opción, con un descenso del 29% al 20% en un año. Apenas un 6% de se decantó por la nueva casilla de "fines gestionados por el sector público"

Casi 77 mil contribuyentes guipuzcoanos marcaron la casilla de la Iglesia católica en la última declaración de la renta correspondiente al año fiscal de 2013, según los datos provisionales del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del ejercicio 2013 a los que ha tenido acceso esta redacción. Este número representa a uno de cada cinco contribuyentes (el 20,28 %) lo que ha supuesto un ingreso de 3,6 millones de euros para la religión mayoritaria. Sin embargo, el porcentaje de contribuyentes que ha respaldado a la Iglesia católica ha descendido de manera significativa con respecto al ejercicio anterior (el año pasado tributaron en su favor el 29,16 %) con una diferencia de unos 36 mil contribuyentes menos, 1,3 millones de euros menos para las arcas del Episcopado.

Por otra parte, la mayoría de los contribuyentes guipuzcoanos optó por marcar la casilla destinada a las organizaciones de interés social para destinar el 0,7 % de la cuota íntegra de su declaración. Esta fue la opción más escogida para dos de cada tres ciudadanos (265.575 personas, un 69,97 % del total) que se decantó por este destino social con una cantidad económica total que supera los diez millones de euros. En cuanto a la principal novedad de este año, la tercera casilla destinada a "fines generales gestionados por el sector público", apenas el 9,7 % de quienes hicieron la declaración de la renta este año se decantaron por marcar la X en esta casilla. La cantidad total para este destino "público" supera el millón de euros (1.360.866 euros) según los datos provisionales con los que trabaja la Hacienda foral.

Hasta ahora existían solo dos opciones: la del apoyo a la Iglesia y la de las entidades de interés social. Desde este año se introdujo una tercera casilla para recoger la voluntad de aquellas personas que desearan destinar el dinero al sector público. Según la Diputación, se buscaba "reflejar de una manera más adecuada la actitud neutral que debe mantener una Administración pública con respecto a asociaciones sociales y religiosas". Los contenidos de los formularios públicos deben, argumentaba la Hacienda foral, "mantener ese tipo de posiciones para seguir avanzando hacia una administración aconfesional".

Otra de las novedades introducidas en la última campaña de la renta fue la imposibilidad de marcar más una casilla en la declaración de la renta. Un cambio que nada gustó al obispo de San Sebastián que anunció en un inicio posibles acciones legales para impedir esta novedad que ya no permitía destinar ese dinero a partes iguales para las ONGs y para la Iglesia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?