Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 27 de Febrero de 2020

Otras localidades

Desahuciados de un piso que ya no es "social"

La venta de 1800 viviendas del Ayuntamiento de Madrid a fondos buitre ha provocado un cambio de condiciones que los inquilinos muchas veces no pueden asumir

()

En el año 2013, el Ayuntamiento de Madrid aprobó la venta de un tercio de sus pisos sociales para salvar de la quiebra con el objetivo de salvar la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo. El consistorio se desprendió de 1.800 inmuebles para evitar que la EMVS dejara de prestar servicio y de esta forma, seguir ayudando a las familias que se quedan en la calle.

El Ayuntamiento de Madrid conserva todavía más de 4.000 viviendas sociales pero el problema se plantea en aquellos pisos que en su día eran propiedad del consistorio pero que ahora controlan los llamados fondos buitre (la venta se realizó a Blackstone) que compraron los pisos a un precio inmejorable, justo cuando el mercado inmobiliario pasaba por sus horas más bajas.

El compromiso con los inquilinos que residían en ellos en barrios como Vallecas, Carabanchel o el distrito centro, era mantener sus condiciones hasta la finalización del contrato que en su día habían suscrito con la EMVS. Fidere, filial de Backstone en España, es ahora quien impone las condiciones de los alquileres y los inquilinos "sociales" han denunciado que los nuevos gestores han elevado la cuota mensual hasta los niveles habituales del mercado convencional.

Muchas familias no han logrado asumir las nuevas condiciones y ante los sucesivos impagos, Fidere ha trasladado el asunto a los juzgados y en muchos casos se ha producido el desalojo de las familias, algunas con graves problemas sociales. El Ayuntamiento ha tratado de ofrecer a través de la EMVS siempre una solución a los afectados. En muchos casos, una salida en otro barrio o en otras condiciones, por lo que muchos, han rechazado la ayuda oficial y se han acogido al apoyo ciudadano a través de plataformas como la PAH y Stop Desahucios, que han utilizado todos sus medios para frenar muchos de estos desalojos.

El caso de Carmen

Una decena de familias en Vallecas y San Fermín se encuentran ahora mismo a la espera de una orden de desahucio en los pisos que en su día fueron propiedad de la EMVS. Recientemente, Wilson Ruilova, padre de familia con tres niños, entre ellos un bebé de mes y medio, se quedó en la calle y sigue negociando con el Ayuntamiento una salida porque las soluciones aportadas por el consistorio no le convenven.

Pero sin duda uno de los casos más mediáticos ha sido el de Carmen, la mujer de 85 años que recibió la ayuda del Rayo Vallecano para seguir viviendo en su barrio. Su caso es diferente al de todos los demás. Carmen era propietaria de su casa y fue víctima de una operación financiera entre su hijo y un prestamista. Fue el hijo quien utilizó la vivienda como aval. No era una vivienda social y el papel del Ayuntamiento, en este caso, consistía en buscarle una vivienda para no quedarse en la calle. A Carmen tampoco le convencieron los ofrecimientos que se realizaron desde la EMVS y finalmente optó por la ayuda social de un club de fútbol

Viviendas del IVIMA

En paralelo al conflicto de los pisos sociales del Ayuntamiento, la Comunidad mantiene vivo una situación similar con las viviendas del organismo de la vivienda a nivel regional que también fueron vendidas a un fondo buitre. En este caso, todos los desahucios han quedado paralizados.

Ambos casos, EMVS e IVIMA tienen abierta una vertiente judicial. Los vecinos afectados por la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo han recurrido el archivo de la causa y desde la Asociación de Afectados por la Venta de Viviendas del Ivima (AVVI) a fondos buitre ha iniciado una campaña para recaudar microdonaciones con las que busca financiar la causa penal que los vecinos han abierto contra los responsables de la venta de las 32 promociones donde residen 2.935 familias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?