Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Deniegan a un marroquí con dos hijos españoles casarse porque lo consideran un matrimonio de conveniencia

Una pareja lleva más de un año luchando por reunirse con el padre de sus dos hijos, un joven de 27 años que fue deportado a Marruecos tras cumplir una condena de 9 años por robo en una prision de Lanzarote. Intentaron casarse cuando se encontraba en la cárcel pero no le permitieron entregarle el pasaporte. Tras ser expulsado del país, lo volvieron a intentar en el consulado de España en Agadir pero de nuevo fueron rechazados por considerar que se trataba de un matrimonio de conveniencia.

Melani lleva más de un año luchando por reunirse con el padre de sus dos hijos, un joven de 27 años que fue deportado a Marruecos tras cumplir condena de 9 años en prisión por varios delitos de robo. Ahmed conoció a la madre de su hija de dos años y su otro hijo de apenas unos meses, durante un permiso carcelario en Fuerteventura. Cuando se quedó embarazada de su primer hijo decidieron casarse sin embargo, a pesar de que Ahmed llevaba en la isla desde los 10 años, la administración le denegó esa posibilidad por considerar que se trataba de un matrimonio de conveniencia

Esta joven canaria asegura que ni siquiera permitieron a Ahmed acudir al parto de su hija por haber incumplido el régimen de tercer grado cuando decidió no acudir a prisión para estar al lado de ella en el hospital por una amenaza de aborto.

Al finalizar la condena le deportaron a Marruecos. Ahora Ahmed trabaja en Tánger mientras que su hija de dos años está con su familia en Guelmin porque Melani, que tiene otros dos hijos de 9 y 4 años de una relación anterior, no tiene recursos para atender a sus cuatro hijos.

El verano pasado volvieron a intentar casarse, esta vez en el consulado español de Agadir pero le dijeron que le faltaba el certificado de capacidad matrimonial, un documento que también le denegaron en Fuerteventura. Dice Melani que el deseo de la pareja es formalizar una familia que ninguno de los dos tuvieron.

Asegura que tiene documentación que acredita que los últimos dos años de condena lo acogió en su casa, los registros de visita a prisión e innumerables cartas y fotos de ambos.

Esta madre de 30 años no se da por vencida y el pasado uno de marzo ha vuelto a hacer los trámites para intentar por tercera vez que le permitan casarse con Ahmed, lo que le permitiría reunirse con su familia en Fuerteventura.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?