Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 17 de Septiembre de 2019

Otras localidades

INVESTIDURA INVESTIDURA Rivera, tras su reunión con el rey: "Estamos a tiempo, pero necesitamos que Sánchez rectifique"

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio en el agua?

Hablamos con Jorge García, experto en Alto Rendimiento Deportivo y preparador físico de la Selección Española de Hockey Hierba Femenino, sobre cómo podemos practicar actividad física en la playa o en la piscina este verano.

Sentirse como pez en el agua. El buen tiempo hace que muchos quieran hacer actividad física en la playa o la piscina. Organismos como la Arthritis Foundation, señala que “el ejercicio acuático es una forma suave de ejercitar los músculos y las articulaciones. El agua brinda soporte a las articulaciones, disminuye la tensión y permite libre movilidad”. Jorge García, experto en Alto Rendimiento Deportivo y preparador físico de la Selección Española de Hockey Hierba Femenino, explica cómo podemos practicar actividad física en el agua este verano de forma segura y saludable.

1. Los beneficios. Mejora la fuerza muscular y la capacidad cardiovascular. Por tanto, nos beneficiamos de la prevención y tratamientos de enfermedades articulares y cardíacas.

2. Apto para todo el mundo. Puede ser muy adecuado para personas con dolores articulares. El agua hace que el peso corporal disminuya, por ejemplo si nos llega a la cadera (más o menos), nuestro peso aparente (el que soportan nuestras articulaciones) se reducirá a un 50% del real. Por tanto, el agua sirve para ir aumentando o disminuyendo el peso que soportarían nuestras articulaciones. También podemos incluir a mujeres embarazadas e incluso bebes, el agua permite a éstos últimos adoptar posturas y realizar nuevos movimientos.

3. Ejercicios. Es muy útil trabajar con piscinas con una profundidad entre 1 y 1, 2 metros. De esta manera, podemos realizar todo tipo de desplazamientos, saltos, giros, ejercicios de fuerza como sentadillas, splits, etc… Se puede usar material hecho para el entrenamiento en agua, o simplemente gomas o balones, que nos ayudarán a aumentar la intensidad en los diferentes ejercicios de tren inferior, superior y tronco. Además, para los más aventureros hay muchos deportes relacionados con el agua, como los diferentes tipos de surf, de remo, submarinismo, etc… Nadar o bucear con aletas es un ejercicio muy bueno para mejorar la fuerza en los tobillos.

4. El calentamiento. Siempre hay que calentar. Recomiendo para cualquier tipo de actividad física hacer masaje con foam y después estirar. Luego en el agua podemos hacer ejercicios de movilidad activa de baja intensidad.

5. Lo que nunca hay que hacer. Si tienes problemas de espalda, no recomendaría los estilos de braza ni mariposa, éstos provocan hiperextensión de la espalda. De hecho, el estilo más seguro para la espalda sería el de espalda. Todos los estilos deben ser enseñados por un monitor o entrenador de natación, no es fácil ejecutarlos de manera adecuada. Es importante calentar bien y no hacer ejercicio extenuante sin al menos un acompañante o socorrista. En el mar no se recomienda nadar lejos de la orilla.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?