Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El agente Clayton se retira

Rafael de la Gándara, jefe de la Sección Canina de la Policía Municipal de Madrid: “Aunque nuestro compañero tiene 4 patas, son 8 horas trabajando con ellos y la unión es muy especial”

La Policía Municipal de Madrid se acaba de despedir de Clayton, uno de sus agentes más apreciados. Clayton es un pastor alemán que tiene casi 9 años y que disfruta ahora de su jubilación tras haber estado 8 años trabajando. Le abandonaron siendo un cachorro y, gracias a su formación con la Policía, se ha convertido en uno de los animales más queridos del cuerpo de seguridad. Durante sus años de servicio, ha sido un policía canino muy activo en la detección preventiva de explosivos y una pieza fundamental en el operativo de eventos tan importantes como la boda de los Reyes.

Alguien que le conoce muy bien es el sargento Rafael de la Gándara, responsable de la Sección Canina de la Policía Municipal de Madrid, que pasó hoy por los micrófonos de A vivir Madrid. “Esperamos que pase su jubilación como se merece: descansando, jugando, comiendo, durmiendo y sin tener que trabajar”, dijo. La adopción de Clayton se ha gestionado desde el Ayuntamiento y ahora mismo vive en casa de un policía, aunque sigue en contacto con el guía que ha estado estos años entrenándole.

Toda una vida dedicada a la seguridad, en la que hay que celebrar que nunca encontrase material explosivo en Madrid. En palabras del sargento de la Gándara, este es el mayor “éxito” de un agente canino artificiero. Como nunca han tenido ningún problema con Clayton, se puede decir que su efectividad ha sido del 100%. “Aunque nuestro compañero tiene 4 patas, son 8 horas trabajando con ellos y la unión es muy especial”, explicó el jefe de la Sección Canina.

En la actualidad, hay 23 perros de diferentes razas –pastor alemán, labrador, cocker, malinois, border collie– trabajando mano a mano con la Policía Municipal. Tienen una vida laboral de 7 u 8 años y se les elige en base a sus instintos: “Buscamos que tengan instinto de caza y de presa y que sean muy juguetones”, ya que todo el entrenamiento se hace a través del juego y sin castigos. A partir de ahí, los perros tienen hasta su propia cinta de correr para estar en buena forma física. Y, cuando no están de servicio, cuentan con todas las comodidades, como calefacción y música clásica para relajarse.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?