Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 19 de Febrero de 2020

Otras localidades

San Sebastián abre una comisaría sin calabozos

El proyecto de la nueva comisaría de la Guardia Municipal de San Sebastián no contemplaba las dependencias para retener a los detenidos. Los arrestados tienen que ser trasladados a las celdas de la vieja sede, alejada a 2 kilómetros de distancia

El concejal de Seguridad Ciudadana, Martin Ibabe, se encontró con la sorpresa, nada más acceder al nuevo cargo. El anterior gobierno municipal, en manos de Bildu, no había previsto la construcción de calabozos para la nueva comisaría de la Guardia Municipal donostiarra. Estos días, los agentes están estrenando el nuevo edificio, sin embargo, se ven obligados a llevar a los detenidos a las celdas de las antiguas dependencias policiales, ubicadas a 2 kilómetros de distancia.

Los próximos presupuestos municipales contemplan ya una partida económica para poder construir esos calabozos que actualmente no existen. “Desde la legislatura anterior, se pensó en trasladar todos los recursos a la nueva comisaría integral de Morlans, donde se centralizan todos los servicios. Se decide apostar por este nuevo edificio, pero se planificó de tal manera, que no hay celdas para los arrestados”, explica Martin Ibabe, quien añade también que desde el punto de vista operativo les genera enormes dificultades, “porque muchas unidades no pueden trabajar de una manera transversal en una misma comisaria y tenemos que tener a los detenidos en la vieja sede”

El concejal de Seguridad Ciudad se queja de que esta situación “nada ideal”, les genera un movimiento de agentes de la Guardia Municipal, con pérdida de horas, porque utilizan su tiempo desplazarse y “condiciona mucho el día a día”. Entre las prioridades establecidas desde el gobierno municipal (PNV-PSE) se decidió incluir nuevas inversiones para la comisaría como un parking para los agentes, algo que tampoco estaba en el proyecto inicial, y para los próximos presupuestos municipales hay planificada una partida económica para construir los calabozos, “una de las partes fundamentales de la comisaria”, dice Martin Ibabe, “es como tener un hospital sin quirófanos, al final una comisaría tiene que tener unos calabozos porque son una herramienta necesaria de trabajo. Es incomprensible, no se puede justificar”.

Actualmente la Guardia Municipal se encuentra en plena mudanza para trasladar a toda la plantilla integrada por unos 400 agentes. Otro de los problemas con los que se ha encontrado el nuevo concejal es el traslado de todos los equipos de comunicación, que en un principio obligaba a un ‘apagón’ de varios días, por el desmontaje en un sitio y el montaje en el otro, “también incomprensible en un servicio de emergencia como éste”, por lo que están intentando buscar una alternativa para ese traslado de equipos para evitar que la Guardia Municipal se quede sin la comunicación con sus unidades.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?