Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La asombrosa historia de una biblioteca de barrio

Esta semana nos sentamos a hablar con los vecinos de San Fermín en una mesa de la sala que hasta ahora ha hecho las veces de biblioteca

"Nacieron tres acacias en un solar de la gran ciudad. Como el agua era poca y el sol mucho, las acacias tardaron en crecer y entretanto tuvieron tiempo de charlar. Curiosas, comentaban la vida del barrio mientras se esforzaban en apuntar sus hojas en primavera o cuando en invierno los delgados troncos temblaban con los fríos. No era fácil ser árbol en esa tierra seca y mal alimentada. Pero a las acacias no les faltaba buen humor". Así comienza La asombrosa historia de una biblioteca de barrio, un cuento escrito por Pepa Franco para ilustrar el crecimiento de un sueño vecinal: la nueva biblioteca del barrio de San Fermín.

En 2018 los vecinos verán por fin su reivindicación hecha realidad. Mientras tanto, siguen utilizando un aula situada en el albergue de San Fermín. "Este espacio es pequeñito, pero contiene muchos tesoros. Las donaciones fueron haciendo el primer bloque grande de registro de libros y ahora mismo estamos en más de 12.000 volúmenes", cuenta Rosa López, que está al frente de este espacio y lo defiende con uñas y dientes porque ha estado ahí desde el primer día. La gente del barrio lleva soñando con tener una biblioteca al alcance de todos desde 1994, pero siempre se topaban con la misma piedra. Primero con el "no existimos para la administración" y después con un “sí” que no terminaba de llevarse a la práctica.

Es la primera vez que en A vivir Madrid trasladamos nuestra Sala L fuera de una librería. Esta semana nos sentamos a hablar con los vecinos de San Fermín en una mesa de la sala que hasta ahora ha hecho las veces de biblioteca. Un 'bibliocarro' al fondo recuerda constantemente que este proyecto ha sido levantado por y para los vecinos. Víctor Renes, el presidente de la Asociación de Vecinos de San Fermín, explica que este carro fue un símbolo de protesta, aunque ahora lo es de ilusión: "En un lateral hay dibujado un árbol, que es un símbolo por el crecimiento y los frutos que produce y también por la parcela en la que se va a construir la biblioteca, en la que hay tres acacias".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?