Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

20 bandas de música pop de los años 60 en Vitoria

En nuestra sección de fotos antiguas recordamos a solistas y bandas de pop que tocaban en Vitoria en los sesenta

La banda VIto´s en 1964 /

En febrero de 1964 se celebró en el Teatro Amaya de Vitoria-Gasteiz, situado en la calle La Paz, el Primer Festival de la Canción Estudiantil. Fue organizado por los alumnos de Preuniversitario del colegio San José, hoy desaparecido, emplazado entonces en la misma calle que el teatro. Los estudiantes con la venta de entradas y los beneficios obtenidos en un ambigú, consiguieron un ingreso extra para la financiación de su viaje de estudios. En la organización estuvieron numerosos colegiales. Antonio Marín, que fue uno de ellos, recuerda la participación de Francisco Javier Medrano, Guillermo Loza y Julio Diaz de Alda en la preparación del evento, aunque fueron bastantes más.

Hubo un lleno total con todas las localidades ocupadas, por lo que mas de un centenar de espectadores tuvieron que presenciar las actuaciones de pie.

La nueva moda de grupos y solistas, provistos de guitarras eléctricas, supuso una ruptura con la situación anterior en la que la música era ofrecida en las salas de baile por orquestas y orquestinas. Un periódico de la época señalaba que “el teatro se vio inundado de guitarras eléctricas, instrumento base hoy día que al parecer constituye una plaga en nuestra ciudad”. La mayoría de los asistentes al evento eran jóvenes arrebatados por la nueva ola musical implantada sobre todo por The Beatles. Sin embargo también había presentes en la sala algunos “carrozas”, que querían estar al tanto de los movimientos de sus retoños y algún que otro seminarista con sotana y alzacuellos.

El programa a desarrollar constaba de dos partes. La primera era un concurso en el que actuaban vocalistas y conjuntos, adjudicándose trofeos a los primeros clasificados en ambas modalidades.

Abrió el concierto Enrique Ortega, “un valiente muchacho,que recibió una salva de aplausos” , acompañando su intervención tocando la guitarra e interpretando la canción “Say Mamma”.

Seguidamente intervino el trío femenino C.M.C. Compuesto por Mari Carmen Arrieta, Maxi Alvarado y Mari Carmen Valdivielso que interpretaron la canción “Cúlpale a la Bossa Nova” de Edye Gorme, uno de cuyos estribillos es el siguiente: Cúlpale a la bossanova de lo que pasó, culpale a la bossanova, que no he sido yo, empezó todo normal, es tan normal, y siguió después con la marcha nupcial, cúlpale a la bossanova que nos unió”. En su interpretación demostraron dominio y seguridad ante el público, desarrollando perfectamente la canción elegida y recibiendo bastantes aplausos. En las fotografías que van a continuación vemos al trió el día de la actuación, y a dos de las componentes en la actualidad, junto al trofeo conseguido entonces en este certamen.

El programa continuó con Joaquín Echavarrieta, el cual tuvo que sufrir algún inconveniente surgido en el equipo de amplificación de sonido pero cantó con su estilo habitual lleno de promesas, dominando la escena y amplio de recursos a pesar de su corta edad”, interpretando la canción “Los Comediantes”.

La intervención de los que posteriormente actuaron la describió así Yolu en El Correo: “El defecto de amplificación se repite con el Trio Estelar en que la vocalista no logra transmitir la letra de “Los gitanos”, ahogada por la sonoridad de las guitarras eléctricas.

Abre la segunda parte Jesús (Josu) Alberdi con “Paz”. Una versión perfecta de fondo y fraseo, venciendo la dificultad lógica de la mutación del interprete. La ovación estruendosa preludia ya el aplauso final al vencedor.

Decepcionan Los Rangers, que ofrecen “Ramona”, otra vez por falta de acoplamiento entre instrumentos y micrófono a pesar de su fulgurante presentación.

Y completan la serie Los Argentinos, en una versión digna aunque reflejando timidez a las tablas del tango “A media luz”, precedidos con mas seguridad por J.J. Barrutia que cantó “Santa Lucia” la bella romanza napolitana. The White Diamonds dejaron entrever sus posibilidades de conjunción y quizás su urgencia de personalidad en su interpretación de “Angélico”.

Rafael Ruiz de Azua cantó con temblor emocionado y con ajuste pero sin fuerza persuasiva “Una aventura mas”. Los Dispares ofrecieron en “Ricorda” una demostración de sentimiento, técnica, seguridad y matices malograda por la impropia colocación de la guitarra. Las Teans realizaron con sintonía de movimientos realmente espectacular una versión algo mecánica quizá de “Quiero saber un secreto”. The Alone Birds – otra vez la inadecuación entre voz y sonido – interpretaron “Retiens la nuit” en un marco desorbitado de altavoces ruidosos. Y los CR2 un nombre matemático para un conjunto estudiantil, confirmaron el pronostico previo con una plasmación fuera de serie de una preciosa canción “El ritmo de la lluvia” , impecable en cálida sintonía de efectos y palabras.”

El jurado tras la correspondiente deliberación adjudicó los trofeos a los ganadores, siendo este el resultado: Categoría individual: 1º Jesús “Josu” Alberdi, 2º Joaquin Echebarrieta y accesit Enrique Ortega. Categoría Grupos: 1º CR2, 2ºC.M.C, y accesit Los Argentinos.

Repitieron su actuación los dos primeros clasificados en cada categoría, para disfrute de los espectadores.

En el concierto ofrecieron su maestría Los Diablos Salvajes, que actuaron fuera de concurso, y que para entonces eran unos verdaderos “profesionales” en la instrumentación y el dominio de la voz, a pesar de su juventud.

Al crítico Eduardo Cervera, parece que la nueva ola musical representada en este grupo no le convenció en parte, ya que escribió en el Pensamiento Alavés que “Los Diablos Salvajes se hicieron dueños del teatro en pocos segundos. El ritmo del twist hace furor, y los jóvenes medio enloquecidos, improvisaron un espectáculo propio de personas incivilizadas, que dejo un mal sabor de boca.”

El grupo estaba compuesto por Fernando Fiestras (piano), Jesús Arbildi (guitarra), Manolo Breñas (cantante), Juan Miranda (guitarra) y Patxi Urteaga (batería). En 1964 la mayoría estaban a punto de finalizar sus estudios de formación profesional en Jesús Obrero y Diocesanas. Habían comenzado juntos en 1962, por lo que contaban con bastante experiencia. Mantuvieron su formación hasta 1967.

En la imagen que va a continuación les vemos en uno de sus populares conciertos que ofrecían en los sesenta. Se pintaban los pantalones vaqueros con tiza blanca, al objeto de que parecieran usados y rozados.

Manolo Breñas formaría parte también de otros grupos, Los Victoris y Benars y Jesús Arbildi, con el que hemos podido conversar para recordar aquellos tiempos, nos dice que tras dejar a Los Diablos Salvajes pasaría a formar parte de Twistmen.

En los años 70 este último grupo actuaba en La Koket, una sala de fiestas situada en un local del Hotel General Alava de la Avenida Gasteiz. Acompañaron en sus conciertos aquí a varias figuras del momento: Raphael, Julio Iglesias, Víctor Manuel, Rocío Jurado, Lola Flores, etc.

Llegaron a hacer algunas giras, como por ejemplo una con Paquita Rico en sus conciertos en la zona norte de la península, que duró 15 días.

Todos tenían un trabajo fijo y durante bastante tiempo compatibilizaron este con sus actuaciones en la la Koket, desde las ocho de la tarde hasta altas horas de la madrugada, todos los dias de la semana. Una autentica paliza.

En el cartel que va a continuación vemos una de las formaciones típicas del grupo Twistmen, en la que aparecen: Jesus Arbildi (contrabajo), Iñaki Luzuriaga (piano), Jesús Cenea (saxo), Nino Remuñan (cantante) y Luis “El Chato”(batería).

A lo largo del tiempo pasarían por el conjunto otros integrantes: “Cubas”, Manolo Lafuente, José Alonso, Natxo Alarcia,Antonio Banderas y “Chelis” (José Luis Onaindia).

Algunos de ellos también formaron parte parte de otro grupo, Vito´s, a los cuales vemos en la imagen siguiente. Estaba formado por: Cubas, Gainza, Nanclares, Chelis y Luzuriaga.

Arbildi nos cuenta una de las muchas anécdotas ocurridas, en su la larga trayectoria musical en Twistmen, conjunto en el que se mantuvo hasta hace seis años: “Un día de labor que actuábamos en La Koket, siendo las 2 de la madrugada, estábamos interpretando música de ambiente lenta al objeto de que las 40 personas presentes se fueran retirando y de esa forma finalizar cuanto antes e irnos a casa. Pero vemos que en el escenario, empieza a parecer gente a la que no identificamos, una persona tras otra, hasta completar el número de unos setenta. Por la tenue iluminación no logramos ver de quienes se trataba.

Todos iban impecablemente trajeados, acercándose a nosotros uno de ellos provisto de un violín, dirigiéndose a mi compañero Luzuriaga con el que habla y comienza a tocar su instrumento, acompañándonos en la interpretando de la canción que ofrecíamos en ese momento. Así fueron apareciendo uno por uno todos los misteriosos personajes incorporándose en la interpretación de nuestra música moderna, con sus violines, violas, contrabajos, violonchelos, flautas, oboes, etc. Al final los setenta músicos y nuestro grupo juntos, tocando los “últimos gritos” del momento. ¿Quienes eran estos personajes?. Nada mas y nada menos que los integrantes de la Orquesta Sinfónica de RTVE, que había intervenido en un concierto en nuestra ciudad y que de esa forma se concedían un “relajo” en la disciplina y seriedad interpretativa que imprimía su orquesta sinfónica.

Puedo decir que aquello fue “un orgasmo musical”. Estábamos tan a gusto todos, que terminamos de tocar a las 10 de la mañana, con los correspondientes descansos para echar unos buenos tragos. Hubo que llamar a nuestros respectivos trabajos, que compartíamos con la música, para comunicar que nos era imposible acudir a nuestros puestos.”

Otros intervinientes en aquel concurso de 1964, también tuvieron una continuidad. Joaquin Echebarrieta y Enrique Ortega formaron junto a Eduardo Gómez de Segura y José Ignacio Polo el grupo Aster, en el que se incorporarían posteriormente Josu Alberdi, otro de los concursantes del 64, y Blanqui Fernandez y Nieves Lozano. En su inicio fueron habituales en Pigalle, situado en la calle Angulema, en La Koket, en el Estadio y y en el club La Blanca, situado tras las oficinas técnicas de la Diputación.

En la foto que va a continuación aparecen el primer día de su actuación como Aster, en el salón de actos del Colegio de los Marianistas, el 6 de marzo de 1965.

Un poquito antes, el 28 de febrero del mismo año, Polo y Gómez de Segura junto a Ilárduya y Lomas habían intervenido circunstancialmente formando un conjunto, que logró el segundo puesto en la segunda edición del festival estudiantil.

En la imagen siguiente, les vemos actuando con su formación inicial compuesta por: Echebarrieta, Ortega, Gómez de Segura y Polo.

Los Aster participaron en el Festival de Benidorm de 1981 con la canción “No lo pienses mas”, con música y letra de Echevarrieta. En 2007, tras varios años en el dique seco, publicaron un disco como homenaje a este, que había fallecido muy joven a los 45 años, dedicando entonces también un recuerdo a Gómez de Segura que murió unos años después que Joaquín, a los 51 años.

Respecto al trío femenino C.M.C. diremos que realizaría algunas actuaciones con posterioridad a aquel concurso de 1964, en una de las cuales les vemos en el frontón de Urbasa (Navarra).

Añadiremos que Maxi Alvarado de C.M.C y Jesús Arbildi de Los Diablos Salvajes, que se conocieron en este mundo de la música moderna vitoriana, establecieron un noviazgo que terminó en matrimonio.

Nuestro agradecimiento por las imágenes aportadas al Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz, a M. Carmen Buesa, aJesús Arbildi y a Maxi Alvarado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?