Jueves, 25 de Febrero de 2021

Otras localidades

A VIVIR EUSKADI

“Hemos recorrido medio mundo por el trabajo de mi marido”

Suzanna es solo un ejemplo de todas las parejas o familias que tienen que cambiar de residencia por trabajo. En busca de una solución, la Diputación de Bizkaia ha impulsado un programa para repatriar a jóvenes que se fueron en busca de trabajo y para atraer y retener talento extranjero

“Hemos recorrido medio mundo por el trabajo de mi marido”

GETTY IMAGES

El Consejo de Juventud de Euskadi ha alertado de que la fuga de talentos jóvenes podría ocasionar un coste para Euskadi de 4.410 millones dentro de 10 años, desde el comienzo de la crisis en 2008 un total de 9.699 jóvenes han decidido abandonar el País Vasco para buscar oportunidades de trabajo en otros países, según el mismo estudio. Para conseguir que vuelvan y además atraer talento extranjero y lograr que se quede, la Diputación de Bizkaia está impulsando un programa piloto.

Bizkaia Talent, es la asociación para la atracción, retención y vinculación del talento a Bizkaia-Euskadi. Apoyan la integración social de los profesionales que vienen y de sus acompañantes, ayudándoles en el ‘primer aterrizaje’, en cuestiones de vivienda, sanidad y escolarización. Y para el apoyo a la integración laboral, “la pata que faltaba” según el director gerente de la asociación, Iván Jiménez, han creado la iniciativa Be Basque Dual Career Centre, englobada dentro del servicio Location promovido por Bizkaia. “La integración laboral de las parejas de los profesionales es clave para la retención de los mismos. Muchas veces por déficit de integración muchos acaban marchándose y es lo que intentamos evitar”. Atienden aproximadamente a 100 personas al año, lo positivo de estas personas es que “tienen algo que las empresas buscan, la experiencia internacional”.

Por un lado, están las personas que nunca han estado en Euskadi y vienen por primera vez a ejercer su profesión, solos o con familia. Es el caso de Suzanna, ella es inglesa y su marido alemán. Ambos han recorrido varios países por trabajo y desde hace cinco años viven en San Sebastián. Según Suzanna no resulta fácil empezar de cero y menos cuando tienes hijos, “cuando llegamos las niñas tenían 4 años y no conocían el idioma, es complicado adaptarse, pero ahora hablan cuatro idiomas, han vivido en tres países, tienen sus amistades… estamos muy contentos”.

Y por otro lado están los vascos que se marcharon para adquirir experiencia internacional y vuelven con pareja, muchas veces pareja extranjera. Como Marcelle Mardon, arquitecta de Zimbabue. Conoció a su pareja, vizcaíno, en el Reino Unido y llevan en Bizkaia 6 años. Coincide con Suzanna en que los primeros años son duros, aunque en su caso ha podido contar con el apoyo de la familia de su marido afincada en Euskadi. Para ella lo peor es la integración laboral, “no es fácil conseguir la misma posición que tenía en mi País, llevaba diez años ejerciendo mi profesión”. Actualmente imparte talleres de arquitectura para niños y es voluntaria en una ONG que trabaja con su país natal. Ante todo saca la parte positiva de esta experiencia, “aunque es muy duro venir aquí y dejar todo aparcado también he podido descubrir las oportunidades que ofrece el País Vasco, que quiere avanzar buscando formas de innovación, y la gente como yo que hemos tenido experiencias fuera podemos aprovecharlo para traerlas aquí en muchos niveles”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?