Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 28 de Marzo de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS CORONAVIRUS Sigue toda la información minuto a minuto sobre el coronavirus

"3 euros la hora y a correr"

Trabajadores y sindicatos denuncian la explotación con la que a diario suben al andamio miles de trabajadores en el sector de la construcción

"3 euros la hora y a correr"

Cadena SER

Horas de trabajo que se pagan a 3 euros, jornadas interminables para llegar a los 800, nóminas que reflejan lo que marca el convenio, aunque una cosa es la cantidad que aparece en ellas, lo que dice el trabajador con su firma que ha cobrado, y otra, el dinero que realmente ha recibido. Pero como se lamenta Luis, trabajador de la construcción subido al andamio los últimos 25 años "es lo que hay, si lo quieres bien y si no ya sabes, porque si no lo haces tú siempre habrá otro que lo haga".

Su firma, la de Luis como tantos otros, aparece también al lado del recibí de pagas extras que nunca cobran, o en finiquitos firmados como cobrados cuando empiezan a trabajar. "Firmas el boleto como una hoja en blanco. Cuando te echen te ponen las cantidades y a correr, tú no cobras nada".

Manuel a sus 38 años y 20 como albañil, conoce bien cómo funcionan los "pistoleros", como se les conoce en el sector.

Empresas generalmente subcontratadas que buscan su beneficio y asegurarse el contrato "a cualquier precio".

"Te meten en nómina lo que dice el convenio para no tener problemas, pero luego en líquido te dan 700, 800 euros". A eso suman contratos de media jornada "trabajando 12 horas diarias para que luego cuando te despidan por nada, te queden 150 euros de paro".

Los sindicatos denuncian que esta es una realidad que ven día a día en el sector de la construcción. El problema es que los trabajadores no denuncian por miedo a perder el trabajo. La inspección, asegura Ana García, responsable de la secretaría de construcción y salud laboral del sindicato UGT de Madrid, debería "visitar más las obras, ver lo que pasa en los centros de trabajo, no llamarlos al despacho como muchas veces hacen con las empresas". Reconoce que con la firma del trabajador en las nóminas es más difícil, aun así anima a que lo denuncien.

La cadena de subcontratación está más regulada "pero la crisis ha agudizado el problema". Por eso responsabiliza también a las empresas principales que " tienen que fiscalizar que se cumple lo que marca el convenio porque este, el de la construcción, es un sector en que " todos nos conocemos y saben quiénes cumplen y quiénes no".

La Asociación de Empresas de las Construcción de Madrid (AECOM) prefirió no responder a estas denuncias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?