Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

El Museo Picasso rectifica y autorizará la lactancia en las salas de exposición

Una madre se quejó el pasado 5 de enero de que le hicieron salir de una de las salas del museo cuando estaba amamantando a su hijo

El Museo Picasso Málaga ha rectificado y permitirá dar de mamar en las salas de exposiciones tras la controversia originada por la última queja de una madre a la que le prohibieron amamantar a su bebé en una de estas salas. El director del Museo Picasso, José Lebrero, en declaraciones a la Cadena SER, anuncia que "han dado instrucciones específicas al equipo de atención al público para permitir la lactancia en las salas de exposición en los casos en los que así sea requerido".

Lebrero afirma que "no hay una normativa específica relativa a cuestiones de lactancia en las salas de exposiciones" con lo que se refiere a "que no está escrito en ningún sitio", lo que reconoce que "ha podido dar pie a interpretaciones consideradas muy limitadas". 

Lo cierto es que las directrices del Museo Picasso, según la carta escrita por el propio gerente de la pinacoteca, Guillermo Peirón en respuesta a la madre que reclamó, argumentaba que no estaba permitido "comer y beber" en las salas de exposición, incluyendo a los bebés y niños pequeños, argumentando la política de conservación del museo. 

Una madre se quejó por no poder amamantar a su hijo

Sandra acudió el pasado 5 enero con su pareja y su hijo de 13 meses al Museo Picasso de Málaga. En una de las salas de exposiciones, a requerimiento del bebé, la madre se sentó en uno de los bancos y comenzó a amamantarlo, pero una de las vigilantes del museo, según el relato de esta madre, le llamó la atención y le dijo que estaba prohibido por motivos de conservación de las obras, aunque podía darle de mamar en otro lugar de la pinacoteca (como la cafetería). Sandra salió de la sala, pero al final, relata que no pudo acabar de ver la exposición. “Salimos fuera (de la sala) y el pequeño ya estaba nervioso, llorando y nos tuvimos que ir del museo”.

Esta madre escribió una carta de queja al museo Picasso, que fue contestada, asegura, por la pinacoteca explicándole que no se permite comer y beber en las salas donde se exhiben las obras de arte por motivos de conservación, una norma que el museo ha confirmado a esta emisora.

Desde la asociación Lactancia en libertad, criticaron este extremo. Irene Medín, miembro de esta asociación, pone otros ejemplos como la National Gallery de Londres, en donde dar de mamar en las salas de exposiciones está permitido, algo que contrasta por ejemplo con el caso del Museo de El Prado.

El verano pasado, otra madre presentó una reclamación ante el museo Picasso de Málaga por no pemitirle darle de mamar a sus hijos en las salas de exposición.

El debate está abierto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?