Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

¿Qué alimentos deben incluir y evitar los runners en su dieta?

Comer mal podría aumentar el riesgo de lesiones

Normalmente cuando un corredor dice: “Esta temporada voy a intentar no lesionarme”, muchos piensan: entrenaré mejor, trabajaré mi técnica de carrera... Pero muy pocos tienen en cuenta la posibilidad de modificar su alimentación. “Si comemos mal, tenemos más riesgo de sufrir lesiones”, admite Julio Basulto, dietista - nutricionista, autor, junto a Juanjo Cáceres, del libro Comer y correr. Desmontando los mitos de la alimentación de los runners. Según la NSCA (National Strenght Conditioning Association), una de las entidades más importantes en materia de entrenamiento a nivel mundial, correr es un deporte de alto impacto. Cada golpeo del pie contra el suelo, el impacto supone entre dos y cuatro veces nuestro peso corporal. “Cuanto más pesas, las posibilidades de que tus articulaciones se resientan son mayores”, señala Basulto. Para que esto no ocurra, llevar una alimentación sana podrá ayudarnos a sentirnos mejor, a aumentar nuestro rendimiento y a evitar el sobrepeso.

 Estos serían los alimentos recomendables a incluir en la dieta de un corredor: frutas, hortalizas, legumbres, cereales integrales (arroz, pasta, pan) y frutos secos. “Sin restricción, no hay que combinarlos de una forma determinada. Incrementar la ingesta de los alimentos de origen vegetal poco procesados desplazará el consumo de los productos insanos. En el caso de los cereales integrales como la pasta, el pan o el arroz, si un deportista pasa de la noche a la mañana a aumentar su ingesta, puede tener molestias intestinales, ya que su organismo no está adaptado a asimilar esa cantidad de fibra (los españoles tomamos alrededor de 15 gramos al día, deberíamos tomar unos 30). Esto no sucede si lo haces de forma progresiva”, subraya el nutricionista.

 Para Basulto un runner debería evitar el alcohol. “Hay una gran industria en torno al mismo que intenta convencer a los deportistas de que aumenta el rendimiento, y no es así. Más bien todo lo contrario”, comenta. También debería huir, en la medida de lo posible, de los refrescos, e incluso de las bebidas para deportistas, que solo están indicadas en casos concretos en los que de verdad existe mucha carga. “Es conveniente no tomar bebidas azucaradas (salvo excepciones), porque tienen mucho azúcar. Para favorecer nuestra recuperación e hidratarnos, nada mejor que el agua”, añade. La bollería (en esta se incluyen las galletas), los aperitivos salados y los postres lácteos deberían también reservarse, según Basulto, para ocasiones especiales, y no consumirlos en el día a día.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?