Martes, 24 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Paola Tobalina

‘De lo invisible’

Firma Paola Tobalina 'De lo invisible'

 

Hasta hace siete días me era invisible. Del activismo de Berta Cáceres antes nunca supe, ni de su comunidad Lenca, la mayor etnia indígena de Honduras y tampoco el río Gualcarque lo estudié en geografía. Tuvieron que sonar cuatro balas que yo no escuché y que acabaron con su vida para empezar a descubrir el compromiso que esta mujer adquirió con su tierra. Las redes empezaron a informar y fue en ese instante cuando pude ponerle cara, una cara que nacía ante mis ojos cuando ya estaba muerta. Supe entonces que tenía cuatro hijos y un profundo compromiso con nuestra Madre Tierra.

En abril de 2015, Berta recibió el Premio Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas del medio ambiente. Y fue hace siete días cuando la vi en un vídeo recogiendo el galardón mientras su pueblo la lloraba y sin conocerla de nada, solo necesité escuchar de su boca las palabras de su discurso para entender el daño que su pérdida a toda la humanidad nos hacía.

Escucha lo que dijo porque de esto ningún rincón del planeta se salva y porque por esto perdió la vida:

“En nuestra cosmovisión somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz. De los ríos somos custodios ancestrales el pueblo Lenca, resguardados además por los espíritus de las niñas que nos enseñan que dar la vida de múltiples formas por la defensa de los ríos es dar la vida por el bien de la humanidad y de este planeta. Existe el compromiso de seguir defendiendo el agua, los ríos y nuestros bienes comunes y de la naturaleza, así como nuestros derechos como pueblo.

Despertemos, despertemos humanidad ya no hay tiempo. Nuestras conciencias serán sacudidas por el hecho de estar sólo contemplando la autodestrucción basada en la depredación capitalista, racista y patriarcal. El río Gualcarque nos ha llamado, así como los demás que están seriamente amenazados en todo el mundo. La Madre Tierra militarizada, cercada, envenenada, donde se violan sistemáticamente derechos elementales, nos exige actuar. Construyamos entonces sociedades capaces de coexistir de manera justa, digna y por la vida. Juntémonos y sigamos con esperanza defendiendo y cuidando la sangre de la Tierra y sus espíritus”.

Cuando terminé de escuchar la grabación comprendí que su voz y su luz seguirían vivas y esto me hizo recordar el secreto que el astuto zorro le desveló al Principito: “No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?