Últimas noticias Hemeroteca

Los oficios de la vida

¿Qué conexión puede haber entre el taller de un zapatero y el rodaje de una película? Pues la hay. Son los dos oficios de Alfonso Chaves

Conseguir una meta es tan importante como el esfuerzo por alcanzarla. Puede que esta idea no coincida con nuestro modelo social del éxito aunque debería.

Dicen que Van Gogh era un genio pero murió pobre y sin vender jamás un cuadro. Eso sí, pintaba cada día y lo hacía con pasión. Orson Welles aportó mucho al cine, pero no siempre logró dinero para rodar o para terminar sus películas. ¿Y Cervantes?, autor de la obra cumbre de nuestra literatura que jamás salió de la penuria económica.

La vida no suele ser un camino recto. Si nos apasiona escribir deberíamos hacerlo no para ganar el Planeta, sino por el placer de aprender el oficio de la escritura que al igual que los otros, se va aprendiendo con tiempo y corrigiendo errores.

Alfonso Chaves lleva años perfeccionando y mejorando la técnica del arreglo de los zapatos y la elaboración del calzado a medida. Cada día va al taller que comparte con su padre y trabaja entre pieles, hormas y zapatos. Lo hace con dedicación y esmero. Eso sí, la mirada se le ilumina cuando habla de su otro oficio. Alfonso hace cine.

Ha rodado varios cortos como Sobreviviente, Colonización,Yako Tsuki, El Viral y Ozono. La Grieta, entre otros. Su mayor satisfacción- hasta ahora- ha sido rodar y preestrenar este año un largometraje de acción titulado Íkaro.

Le encanta contar historias. Recuerda que el gusanillo del cine le picó siendo un niño tras ver Contacto sangriento de Jean-Claude Van Damme. Le gusta hacer cine de acción aunque es un género poco habitual en España y muy caro. En su–hasta ahora-primera película hay mucho de eso. Luchas, carreras de coches y hasta drones para rodar planos desde el cielo.

En el sector audiovisual en el que él se formó, rodar cine es una meta al final de un camino largo y difícil. Y mientras sumas ingenio y dinero para lograrlo, hay que comer. Por eso Alfonso trabaja en su taller de zapatos y también se dedica al BBC. Es decir, graba bodas, bautizos, comuniones y todo tipo de eventos.

Es divertido el nombre que eligió para su productora (Mayday Producciones). “Mayday” es una llamada de socorro, de rescate o de emergencia utilizada en distintos ámbitos como la aviación o la marina. Nunca la había visto en el cine pero si alguien quiere ayudar, seguro que Alfonso tiene alguna película que rescatar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?