Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Tiempos convulsos

No puedo ocultar la preocupación que me produce lo que vemos y escuchamos a diario en los medios de comunicación. Parecen piezas aisladas, sucesos que no encadenan una realidad de fondo, imágenes de unos seres humanos humillando a otros, vejándolos por su condición sexual, racial, religiosa, migrada, económica, por su aspecto físico, especialmente la obesidad, marginación social y un larguísimo etcétera. Los que humillan, se consideran superiores, mejores a los otros, y algo más, con el derecho de ejercer cualquier tipo de violencia sobre ellos. Esas actitudes son supremacistas, o dicho más claro, son fascistas, y el fascismo está creciendo en nuestra bella Europa, y parece que hay un mantra general para negarlo, para afirmar que no es tan grave, que son cosas puntuales, gamberradas, actos de unos pocos subidos de alcohol, pero esos son tan solo los que actúan. El problema deja de ser puntual cuando el observador, el que presencia una acción vejatoria de cualquier tipo no responde, no siente en su interior que tienen algo que hacer, en ese preciso instante, en ese momento en el que un ser humano está siendo atacado en cualquier forma por otro, el que contempla una agresión física o psicológica a una mujer, a un niño, el que escucha año tras año la violencia continuada tras el tabique que separa su casa de la de sus vecinos, y no hace nada, ese es el problema real, cuando una sociedad considera que no tiene que responder, que no es su causa y se recluye en su limitada existencia. Estamos en riesgo, despertemos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?