Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Mucho toreo del bueno aunque solo una oreja para El Juli

Gran tarde del diestro madrileño, Morante y Perera, muy por encima de los toros de Victoriano del Río

El Juli da la vuelta al ruedo con la oreja que le cortó al segundo toro de la tarde /

Fueron dos horas y cuarenta y cinco minutos de espectáculo, pero lo cierto es que nadie se aburrió en el sexto festejo de la Feria de Abril fundamentalmente por la entrega de la terna de figuras que estuvo muy por encima de los toros de Victoriano del Río. Tarde de mucho contenido y de buen toreo, aunque en el marcador final solo figurara la oreja que El Juli le cortó al segundo.

Se lidiaron toros de Victoriano del Río -tercero y sexto con el hierro de Toros de Cortés-, bien presentados, desrazados y de escaso juego en líneas generales. Solo el segundo sacó su buen fondo a manos del Juli.

Morante de la Puebla, de tirita y oro, silencio y palmas tras dos avisos.

El Juli, de corinto y oro, una oreja y ovación tras aviso.

Miguel Ángel Perera, de verde Macarena y oro, ovación tras aviso y ovación.

En cuadrillas, la de Perera -Javier Ambel en la lidia y Curro Javier y Guillermo Barbero con los palos- saludó al completo en el tercero.

La plaza registró un lleno de "no hay billetes" en tarde primaveral con rachas de viento que molestaron a los toreros.

Del primer toro de Morante, solo la lámina del burraco y los buenos lances a la verónica del de La Puebla, que después quitó de nuevo por verónicas antes de que El Juli lo hiciera por chicuelinas. Con la muleta, se desentendió pronto 'Beato', al que despachó Morante de un pinchazo hondo y cuatro descabellos. Al cuarto, lo recibió con un sorprendente farol de pie. Ya en el último tercio, surgieron varias series ante un animal soso y rajadito, que obligó a Morante a hacer un largo esfuerzo hasta el punto de que alguien, desde el tendido, le grito: "Morante, tú no eres torero de esto". Mientras pinchó tres veces y dejó una estocada atravesada, sonaron dos avisos que recordaron fantasmas del Domingo de Resurrección, aunque todo quedo en eso, en el recuerdo.

El primer toro del Juli tuvo poquita fuerza, aunque el torero supo administrarlo. Aprovechó las primeras series para ir haciéndolo y, a continuación, bajarle la mano por ambos pitones. Oreja después de una estocada desprendidita. Al quinto lo recibió a portagayola. Un toro que se durmió en el peto del caballo de picar y que después fue solo medio toro ante el que Julián volvió a estar soberbio. La pena es que el pinchazo hondo y los seis descabellos no le permitieron redondear su tarde.

Bien y variado de capa estuvo Miguel Ángel Perera en el recibo al tercero, aunque uno de los momentos de la tarde comenzó a vivirse cuando Morante quito por tres tafalleras y una media a pies junto grandiosa. Después, la cuadrilla de Perera cuajó un gran tercio de banderillas, sonando la música para Curro Javier no cuando clavó el segundo par de banderillas, sino cuando se disponía a clavarlo. El toro embistió con enorme calidad, pero la pena es que se rajó a las primeras de cambio. No obstante, el extremeño le dio fiesta y, de no fallar con la espada -pinchazo, estocada atravesada y cuatro descabellos-, hubiera cortado una oreja. Al sexto lo recibió a portagayola, siendo después un animal muy soso ante el que no le quedó que pegarse un serio arrimón antes de finiquitarlo con una estocada desprendida.

Conclusión: con tardes como la de este viernes de preferia uno se pregunta ¿cómo es posible que haya gente a la que no le gusta esto?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?