Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 10 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Oreja para la maestría de Ponce y vuelta para el valor sin fisuras de Roca Rey

José María Manzanares apuntó en sus dos toros, pero sin llegar a rematar faena

Ponce brindó su primer toro al rey don Juan Carlos al igual que sus compañeros de cartel /

Una oreja para Enrique Ponce en el primero de la tarde y la clamorosa vuelta al ruedo que dio Roca Rey en el toro que cerró plaza fue el balance del séptimo festejo de la Feria de Abril, celebrado este sábado en La Real Maestranza.

Se han lidiado toros de Juan Pedro Domecq, el cuarto sobrero del mismo hierro, desiguales de presentación -más bonitos el primero y el bajo quinto y más feotes segundo y sexto- y de escaso juego salvo el primero, justo de fuerza, y el bravo quinto.

Enrique Ponce, de grana y oro, una oreja y ovación.

José María Manzanares, de azul y oro, ovación en ambos.

Roca Rey, de teja y oro, ovación y vuelta al ruedo.

En cuadrillas, Pedro Morales 'Chocolate' picó muy bien al quinto, en el que saludaron tras banderillear Rafael Rosas y Luis Blázquez.

La plaza registró un lleno de "no hay billetes" en tarde primaveral que contó con la presencia en el Palco del Príncipe del rey emérito don Juan Carlos y la infanta doña Elena.

Agotadito de salida, el primer toro de Ponce se vino arribita en el primer tercio y, definitivamente, en la muleta del valenciano en una labor acoplada, ajustada y templada desde el inicio hasta los doblones finales. Una estocada casi entera puso la única oreja de la tarde en sus manos. Corto de embestida y mironcete fue el sobrero, ante el que Ponce expuso como si estuviera empezando en esto. Ovación final tras una estocada desprendida.

Sosito y a menos fue el primer oponente de Manzanares, que estuvo toda la tarde muy molesto con el viento y nunca llegó a encontrarse a gusto con este toro. Si dio más opciones el quinto, un toro que sacó su bravura en el caballo de picar y que después llegó con recorrido a la muleta. Hubo entendimiento en la primera serie en los medios, pero después el alicantino, quizás huyendo del viento, cerró al toro en la segunda raya de picadores y ahí su embestida no fue tan franca. Estocada en el primero y media en el quinto fue su actuación con la espada.

Se presentaba Roca Rey como matador en la maestranza, donde ya lo vimos el pasado año como novillero y, si entonces sorprendió por su enorme valor, en esta ocasión no fue menos. El peruano, muy variado con el capote toda la tarde, estuvo muy por encima de su primer toro, soso y muy protestado por el público, al que despachó de una estocada. En el sexto, Roca Rey asustó al miedo desde los espeluznantes estatuarios iniciales hasta el serio arrimón que, metido entre los pitones, se pegó al final del trasteo. Lo cogió el toro de fea manera porque el animal no podía pasar por otro lado, pero por fortuna todo quedó en un tremendo susto. El pinchazo previo a la estocada definitiva le privó de cortar una oreja que el público hubiera pedido con toda seguridad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?