Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Defraudados

DEFRAUDADOS

El tsunami de escándalos económicos que no cesan de sobresaltarnos cada día, nos conducen a un estado de rabia e indignación, que con el paso del tiempo, se convierte en desidia, descredito de todo lo que procede del ámbitoinstitucional, individualismo y ostracismo en todo lo concerniente a la sociedad y su desarrollo. Esa falta de confianza en nuestro país y su futuro, además del ansia por tener más y más dinero que llevarse a la tumba, es lo que ha hecho que algunos ciudadanos, los privilegiados y los corruptos, busquen el refugio de sus millones en paraísos fiscales, pues aquí no se fía nadie de nadie, ni siquiera los que mandan entre sí mismos. Este país y la bella Europa no parecen fiables para nadie, ni siquiera para sus gobernantes, ni siquiera para la familia de nuestra casa real. En medio de todo esto, el gobierno de España nos dice esta misma semana, que el problema que tenemos es que nosotros, los ciudadanos, salimosmuy caros al estado, pedimos mucho, queremos sanidad universal, igualdad de oportunidades, y servicios a cambio de nuestros impuestos, y esto, junto con la afirmación que hizo hace unos meses la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Cristine Lagarde, de que el problema de Europa es que los ciudadanos vivimos muchos años, nos puede hacer pensar que a lo mejor los estados pueden llegar a concluir que los ciudadanos sobramos, que en realidad los estados funcionarían mejor sin que existiera la ciudadanía, o mejor aún, que fuéramos pocos, nos muriéramos antes, y genéticamente naciéramos ciegos mudos y sordos, y así los estados estarían más tranquilos y satisfechos, buena paradoja esta. Y mientras, ha llegado el tiempo de hacer la declaración de la renta, y no engañarnos a nosotros mismos, dado que hacienda somos todos, pero por eso mismo, porque somos todos, no deberíamos permitir ni un caso más de corrupción, ni un caso más de fuga de capitales, exigir si hace falta a gritos, la recuperación de la decencia y la moralidad pública, y hacerlo sabiendo que es en defensa de nuestros derechos, de los colegios de nuestros hijos, de nuestra sanidad, de las universidades y transportes públicos, de la investigación científica, y de todo aquello que nos hace mejores y más libres.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?