Últimas noticias Hemeroteca

Valls d’Ebo y de Laguar

Territorio agreste y legado morisco: destino de SER Viajeros para esta semana

Los dos valles más meridionales de la Marina Alta alicantina se caracterizan por un atractivo paisaje agreste y escarpado y por la huella que dejaron los moriscos que habitaron estas tierras.

POR ANTONIO MARTÍN

Acercándose a la Vall d'Ebo se encuentra la cueva del Rull con una interesante variedad de estalactitas y estalagmitas cuya formación se puede conocer a través de un didáctico recorrido. Ya en la población un tranquilo paseo por sus calles lleva al viajero hasta la iglesia barroca o el museo etnológico y se puede extender más allá del núcleo urbano hasta los paisajes de fértil llanura en torno al río Ebo, con cerca de 50 kilómetros de rutas senderistas, e incluso recorridos a lomos de burros.

En esta zona se conservan restos de despoblados moriscos y en el entorno de formaciones rocosas y el barranc de Malafí, que evoca los tiempos convulsos de la expulsión de los moriscos, se encuentra el Pla de Petrarcos donde existe un conjunto de pinturas rupestres macroesquemáticas declaradas Patrimonio de la Humanidad, con varios abrigos y un santuario.

La Vall de Laguar está formada por tres poblaciones Benimaurell, Fleix y Campell en el entorno de un paisaje de bancales de cultivo escalonados con muros artesanales de pedra en sec. Destacan los cultivos de olivo, almendro y frutales que aportan notas de color al paisaje sobre todo en primavera y verano. Diversas fuentes jalonan agradables recorridos hasta bonitos parajes como el del pantano abandonado de Isbert, los restos del castillo de los Advazares o la torre de la Casota y destaca sobre todo el Barranc de l'Infern, con su ingeniosa obra morisca de escalones de piedra que conducen al lecho del río Girona. La senda del barranc tiene un gran valor patrimonial, cultural, etnográfico, ambiental y paisajístico y en ella se pueden encontrar saltos de agua, precipicios, cuevas y vegetación exuberante en algunos tramos, que posibilitan actividades de turismo activo, deportivo y de aventura.

 GASTRONOMIA

 En cuanto a la gastronomía de la zona de la Vall d’Ebo y la Vall de Laguar, son productos típicos las cerezas, cocas de tomate y embutidos y se pueden degustar entrantes como el espencat, sang amb ceba, faves sacsades, coques al forn y mandonguilles arroces al horno y caldoso amb fessols i naps, putxero. Entre los postres se pueden reseñar bunyols de carabassa, pastissets de moniato, coca Maria, ronyoses y carquinyols.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?