Miércoles, 12 de Agosto de 2020

Otras localidades

SER DEPORTIVOS VALENCIA

No es lo mismo llamar que salir a abrir

Volvemos a abrir la tribuna de opinión a nuestros oyentes. Esta semana, Chema Fernández nos habla del papel de los delanteros en el Valencia en los últimos años y la dificultad del club para encontrar salida a algunos jugadores

Piatti y Negredo, ante la Real Sociedad

Piatti y Negredo, ante la Real Sociedad / SER Valencia

Cuando después de acabar la temporada 13-14 octavo, jugar a casi nada durante buena parte del año y no entrar siquiera en Europa League, fue muy fácil por parte de la nueva propiedad llamar al timbre de Mestalla y que las puertas se abrieran. Tanto se abrieron las puertas, que los aficionados en una mezcla de ilusión y perspectivas de celebrar títulos en un futuro cercano, abrieron las puertas del estadio a Lim con un enorme tifo que decía “Benvingut Peter”.

La temporada 2014/2015 transcurrió como se esperaba después de incorporar jugadores de ‘relumbrón’ y de futuro. El Valencia acabó cuarto clasificado, con su correspondiente acceso a la fase previa de Champions League, mete 70 goles, recibe 32 y podría parecer que el trabajo de los delanteros hubiera sido bueno. La realidad es que entre todos los atacantes (contando a Piatti y Feghouli) metieron 32 goles, una cantidad de goles algo insulsa para un equipo que la siguiente temporada jugaría 3 competiciones Y aun así solo quedaron a un punto del tercer puesto y también a un solo punto del quinto puesto y la Europa League.

El éxito del Valencia en la temporada 14/15 no dependió de los delanteros; eso ha quedado claro. El éxito del equipo se fundamentó en la seguridad defensiva que proporcionaba Nico Otamendi. El argentino jugaba con tanta seguridad que en sus incorporaciones al ataque metió 6 goles. Y no se queda ahí la cosa, ya que aseguraba a Mustafi al incorporarse al ataque y ayudó a que el alemán acabara con 4 goles la temporada. En la 14/15 la defensa del Valencia metió 13 de los 70 goles del equipo y solamente encajó 32.

La influencia de Otamendi en la defensa tuvo su réplica en el centro del campo con Javi Fuego. El centrocampista defensivo más puro que tiene el Valencia, jugó 3.001 minutos. El asturiano es un pulmón para el centro del campo, tácticamente es muy inteligente y no se vuelve loco en ataque. La tranquilidad que dio Javi Fuego en la 14/15 a los laterales para ir al ataque y a Parejo y André Gomes para vivir más cerca de los delanteros, permitió a los medios del Valencia meter 21 goles, 12 de ellos del de Coslada.

Si en junio de 2015 me dicen que vamos a estar donde estamos actualmente; no me lo creo. ¿Qué ha pasado para que el Valencia esté en esta situación después del dineral que se ha gastado? Pues que acabó la temporada y volvieron a llamar al timbre de Mestalla, pero esta vez eran los grandes millonarios de Europa que querían a Nico Otamendi. La gerencia impuesta por Lim abrió las puertas y el Manchester City se llevó al argentino por 45 millones de euros y el Valencia tenía que sustituirlo. ¿Cómo sustituyes a uno de los mejores centrales de Primera División y que se compró por 12 millones? Pues te gastas 30 millones en Aymen Abdennour y Aderllan Santos y de paso, das minutos a muchos jugadores por los que en verano de 2015 pagas mucho dinero tras pasar la temporada anterior cedidos con obligación de compra.

¿Y el resultado de todo esto? Pues el Valencia acabó eliminado en la fase de grupos de la Champions League, en la Copa del Rey cuando nos encontramos al Barça en semifinales nos encajó un 7-0, en la Europa League nos eliminó el Athletic de Bilbao en octavos y en la liga, acabamos en decimosegunda posición con 44 puntos. En Liga, una defensa limitada durante toda la 2015-2016 mete solamente 3 goles y encaja 48 y el centro del campo, toda la temporada inseguro mete solamente 12 goles, siendo Parejo el autor de 8 de ellos. En la temporada 2015-2016 los delanteros son autores de 28 goles, 13 de ellos de Alcácer.

El problema de todo esto es que al acabar la temporada quien llama al timbre del club es una afición que pide gestos, cambios y fichajes y la gerencia tiene que salir a abrir la puerta para buscar equipo a unos jugadores por los que se pagó mucho dinero y actualmente están devaluados. Y ya se sabe que no es lo mismo llamar que salir a abrir.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?