Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 26 de Enero de 2020

Otras localidades

'Le debo a Quintero'

En su 22º columna, Manu Sánchez se declara "absoluto admirador del genio y maestro" Jesús Quintero, periodista que atravieda una delicada situación personal. "El que no muera contigo que sepa que Don Jesús es Don Jesús y en Don Jesús hay que mamar", concluye

Se agolpan los enanos en peregrinación a la casa de don Jesús Quintero con la clara esperanza de alcanzar los dos metros quince con solo recibir la mirada del Maestro, y es que está don Jesús que se sienta en un pajar y se apuntilla con la aguja, que es capaz de haberle tocado estas elecciones hasta de Presidente en una mesa. Que como dice mi madre y doña Sofía…hay que ver cuando entra una cosa en una casa…

Hienas, chaqueteros, veletas, carroñeros, buitres, malnacidos, oportunistas y rencorosos. La flor y nata más patria de nuestras ganas de Caín lleva semanas quijada en ristre tirándose a la yugular de este referente de la comunicación de nuestro país como si llevasen teniéndole ganas desde los tiempos de Estudio 15-18. Perro verde para el que todo son pulgas últimamente, linchamiento en plaza pública en esta España solo más envidiosa que necrófaga. Ya lo decía Larra: “Aquí yace media España, que murió de la otra media”. Que este loco de la Colina, hoy vive en la boca del lobo por no verse venir a esta cuerda de presos…que donde pisó Luis Pineda ya no crecerá la hierba, que por donde pasó el mentado ya solo hiede a azufre, que en España con tanto investigado yo ya no le cojo el teléfono ni a mi madre, que son capaces de tener grabadas conversaciones tuyas y mías de cuando existía el party line… y es que riesgos tenía pactar con el diablo, sabiendo todo el mundo, ahora, que Ausbanc era el demonio.

Nunca entenderé estas ganas de hacerle sangre a un mito como Don Jesús, a un maestro, a un referente y a todo un ejemplo, de mil cosas que hacer y de unas cuantas que no. Don Jesús Rodríguez Quintero, nos enseñó a todos a respetar al espectador, ese espectador que estos días parece disfrutar con la caída del ídolo, como si los Nietzsche de andar por casa gozasen no filosofando si no destrozando la leyenda de don Jesús a martillazos. Don Jesús Quintero que nos mostró el camino de la excelencia, del gusto por el detalle, de la persecución de lo sublime, lo atemporal, lo imperecedero, Don Jesús que tuvo los huevos de pelear por la buena audiencia en lugar de por la mucha, en unos tiempos en los que cada vez se ven mejor programas más malos, nos avientan cubos de porquería en HD, nos obligan a hacer y consumir basura en alta definición, nos condenan a doblegarnos ante las ganas de tontería de una caja tonta que ya te ofrece a los tontos en 3D y que te invita a acumular y oler la telebasura desde tu contenedor de plasma pampli curvy pavillion. Porque si en la tele no cabe Jesús Quintero es porque en la tele de ahora conviene dejar demasiadas cosas fuera. Deberíamos ahora más que nunca dar las gracias a un Quintero que nos invitó a soñar en una tele justo al revés de la que conocemos, ya que si eso de la calidad se midiese por el numero de consumidores deberíamos comer mierda, ya que millones de moscas según la “share teoría” no pueden estar equivocadas.

Y vaya de antemano que mi admiración no radica en mi amistad, que aun recuerdo aquella gala televisada que yo presentaba y en la que él intervenía en la que puso como condición no coincidir conmigo en el escenario. Y lo entiendo, que yo algunas veces coincido conmigo porque no tengo más remedio, pero vaya esta que me comí como ejemplo de todas las que tanta gente se ha tenido que comer con Don Jesús. Un Dios de la comunicación que aunque ahora parece flotar bocabajo en la gran piscina de su ego sita en esa gran mansión del Sunset bulevar de los sueños rotos en la que se ha convertido la calle Placentines, yo creo que el Maestro merece todos los honores, el reconocimiento y el apoyo de todos los que con él aprendimos y que nos negamos a considerar Mausoleo lo que todavía es un Teatro. España, país de grandes entierros, en el que debemos saber que por muchos que algunos parezcan desear lo contrario, Don Jesús Quintero está vivo, y mucho, porque él nos enseño que el artista va por delante del mercado, nunca por detrás, y se arruinó 70 veces 7, ¡¡a Noe le vas a hablar de agua!!, por creer en su producto, en sus programas y sobre todo en ti. En ti,espectador por el que Jesús no escatimo en sonido, no racaneo en luces, en platós, en decorados, en invitados, ni por supuesto en talento. ¡¡Por ti!!Así que levántate cuando escuches su nombre, brinda por él, y agradécele que por ti ahora eche de menos los cheques con los que hacía sufrir al Risitas, pero recuerda que es por ti espectador respetado por lo que Don Jesús Quintero hoy ve su Hummer bocabajo en una carretera de El Rompido. Como la penúltima broma excéntrica de un destino brillante que nos muestra a uno de nuestros grandes intelectuales señalado con el dedo por esas hienas canallas que siendo tan feas, comiendo tan mal, follando tan poco y siendo tan mediocres no se de que coño se ríen.

Fdo: Un absoluto admirador del genio y Maestro Don Jesús Quintero, al que solo puedo gritarle ¡¡Gracias, gracias y gracias!!, por ser el dueño del silencio en el país donde habla cualquiera. Que Quintero solo hay uno y en España ya hago entrevistas hasta yo. Y es que si aquí hay alguna deuda que importe es la de todos con el Maestro. Y el que no muera contigo que sepa que Don Jesús es don Jesús y en Don Jesús hay que mamar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?