Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 29 de Marzo de 2020

Otras localidades

"Tenía el cuello lleno de arañazos porque había que conseguir el carné de novato"

A pesar del esfuerzo de los colegios mayores para terminar con ellas, las novatadas siguen siendo una constante para los que comienzan su vida universitaria

"Tenía el cuello lleno de arañazos porque había que conseguir el carné de novato"

Cadena Ser

José Suárez llegó al Colegio Mayor Alcalá para comenzar sus estudios en la Universidad Complutense. A los pocos meses ya se fue a un piso. "Decías que no a las novatadas y los veteranos te marginaban", asegura.

El ambiente en el mundo de las novatadas es extraño: los estudiantes te cuentan qué han tenido que pasar, pero la mayoría se posiciona a favor de ellas. Las fiestas del novato se suben incluso a YouTube. En teoría, con la fiesta cada colegio da por terminada la época de novatadas. La época en la que ocurre de todo.

"Te hacían beber café con ceniza o te metían en el váter", "te hacían preguntas y, si fallabas, te tiraban huevos y harina" y "vi que un compañero tenía el cuello lleno de arañazos para conseguir el carné de novato" son algunos testimonios de antiguos novatos.

Agresiones físicas, humillaciones en la calle, borracheras obligadas... Pero esto "es necesario si quieres integrarte", dicen los que han sufrido las novatadas. Marginación o integración; lo sorprendente es que casi todos lo aceptan: "Las novatadas te meten de lleno en lo que es la vida de la residencia y de Madrid", afirmaba otro chico.

José pertenece a ese pequeño grupo de estudiantes que no ve las novatadas como algo de recibo. Y fue entonces cuando empezó a sentirse apartado por los veteranos. El Colegio Mayor Alcalá ha preferido no hablar con nosotros, igual que el Colegio Mayor Jaime del Amo. El que sí quiso fue el Colegio Mayor Mendel. Carlos Alonso, miembro del equipo directivo, admite entre líneas que existen las novatadas: "Intentamos adelantar la fiesta del novato para que se acabe antes este período denominado de novatadas".

Desde los colegios trabajan junto a la Policía Nacional a través de charlas. Salomé Corrochano es de la Unidad Central de Participación Ciudadana y quiere dejar claro a los jóvenes que no pueden dejar que "atenten contra su dignidad".

"Todavía se siguen haciendo y se seguirán haciendo", nos decía José. Por lo pronto, el fin del sufrimiento por la integración llegará año a año, cuando acabe la fiesta del novato.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?