Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Socialistísima

En su nueva columna, Manu Sánchez analiza la crisis del PSOE con la perspectiva de los efectos colaterales que pueda sufrir Andalucía

 Porque no es lo mismo ser socialista que socialistísima. Igual que no tiene ‘na’ que ver ser novicia con noviciosísima. Y es que, en ambos casos son los segundos, dueños del superlativo, los que tienen más fácil lo de tocar pelo. Pero tú no te líes, Pedro, que tú eres de los primeros y ya deberías haberte dado cuenta de que, por mucho rebaño que tú tengas, la serie desde el principio se la comió Heidi con papas. Porque Heidi es la favorita de su abuelo González; sufría a la PP Rottenmeier; era la amiga de Clara, que encima estaba malita; se entendía con Pichí enterándose de todas las cosas que le decía el pajarito; el perro grande Andalucía ‘namás’ que le echaba cuenta a ella; tenía piquito de oro piando el “yorolelei”, y aunque tú seas el pastor, a ti te acabó metiendo las cabritas en el corral y se quedó la favorita, que era Copito de Nieve. Que tú serás socialista, Pedro, pero Heidi, Heidi es socialistísima. Y es que te voy a decir una cosa, Pedro, lo que no es normal tampoco es que tú quieras perderlo todo y seguir estando de por vida; ¿tú qué te has creído que eres Javier Arenas?

Entiende bien el planteamiento porque a mí, que soy cortito, no me parece tan complicado. Después de tanto desastre y sabiendo, tú igual que yo, que ya estás amortizado, el partido te pide que mueras en acto de servicio dejando gobernar al PP, para a renglón seguido, hacerte el harakiri; algo así como una inmolación en nombre del Estado, no islámico en este caso, pero sí al grito de “España es grande”. Y si hubieras cogido el encargo a la primera, seguro que tras tu gesta te hubiesen retirado en algún cielo de despacho con un buen sueldo y 7 vírgenes militantes haciendo de secretarias -3 y media hombres y 3 y media mujeres, por supuesto-. Pero nada, tú has querido ir de socialista sin acordarte de que por encima de ti, están los socialistísimos. Has ido de romántico y han tenido que quitarte a lo Brutus. Déjate de tanto militante, tonto, que tú sabes que esto no funciona así; que si te quieren quitar, te quitan, y al final has tenido la mala suerte de que han encontrado un resquicio en el Estatuto; el colmo del político cenizo es quedarse sin curro por un mal bajío legal. Y es que no es lo mismo ser socialista, que socialistísima. Déjate de tanto militante, tonto, que esto se juega más ‘parriba’. Sabía yo que los del baloncesto, de buenos que somos, siempre quedamos de carajotes. La jugada ha sido milimétrica aunque no especialmente deportiva; lo que yo llamaría sucialismo, pero que creo que es más correcto definir como socholismo, ya que lo importante es ir por el partido, partido y partido. Que tú serás socialista, pero da mucho mejor resultado ser además socholista, sucialista y socialistísima.

Cómo se nota que no has crecido con una madre andaluza, Pedro. Cómo se nota que nunca te han dicho eso de “más te vale venir tú, que como vaya yo, va a ser peor”. Cómo canta que nunca te han explicado eso de “yo te pego, pero a mi me duele el doble”. Que con la madre andaluza no existe la guerra fría, se pone la cosa calentita y más te vale creerlas cuando te dicen eso de “o te callas ya o vas a llorar con razón”. Que yo cuando vi que te la habían jurado, estuve por llamarte y decirte: “Pedro, picha, no te la juegues. Hazte el muerto”. Que no es que estuviera claro que fueran a echarte a los leones, pero es que si conoces el poder de las madres andaluzas sabrías que con una sola mirada pueden hacer que, si te pones tú solo en el filito del abismo, por ‘mor’ del demonio se te puede ir el cuerpo solo. Y que nadie espere que nadie se postule de candidata, que como tú no quisiste inmolarte, ahora lo que toca es que se inmole la gestora, y después, después ya se verá, que los pucheros andaluces se hacen a fuego lento.

Fdo: Un andaluz que huele el miedo a que se pacte con independentistas, y que hasta puede entenderlo, porque si una andaluza mueve un dedo, tiembla Ferraz. Pero como se os ocurra proponer otra vez las dos velocidades, la que se moverá será Andalucía y ese día… ese día tiembla España.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?