Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El autor del crimen del congelador reconoce su autoría en la Audiencia

Aseguró en sesión pública que siguió golpeando a la víctima “para que no sufriera”

El juicio se celebra con jurado popular /

José Antonio Frutos Ayala ha reconocido desde el banquillo el haber dado muerte a José Luis Isasi. A preguntas del fiscal reconoció que empujó a la víctima y que de manera accidental, puntualizó, se cayó y se golpeó en la cabeza contra el borde de la cama. Allí siguió golpeándolo con un objeto contundente dijo, para que no sufriera, reconociendo también que descuartizó el cadáver para esconderlo en el congelador.

Esta circunstancia podrá acortar un juicio que estaba previsto que durara al menos cinco sesiones y que se celebra con tribunal popular. No se descarga una rebaja de la pena.

El juicio arrancaba en la mañana de este lunes en la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra . Antonio Frutos Ayala se sienta en el banquillo de los acusados por la muerte de un hombre que fue hallado cortado en cuatro pedazos en un arcón congelador dentro de un piso en Ponteareas. El fiscal pedía inicialmente para él 16 años de cárcel y dos para un empresario acusado de presunto encubridor, por ofrecerle a aquel un coche para que huyera a Portugal tras confesarle el crimen, donde permaneció oculto seis meses antes de entregarse a la Guardia Civil.

Según se recoge en el escrito de acusación, José Francisco F.A. y la víctima, José Jesús I., discutieron en la madrugada del 22 de marzo de 2014 tras salir de fiesta.

En un momento de la discusión, el primero golpeó al segundo en la cabeza de forma inesperada y reiterada con un objeto contundente, posiblemente una plancha, y le fracturó el cráneo y le dañó parte del cerebro, sin que la víctima tuviera la oportunidad de defenderse.

Luego, para cerciorarse de la muerte de José Jesús I., le puso una almohada en la cara y la apretó con fuerza para que no pudiera respirar, aunque a esas alturas la víctima ya había muerto, según determinó la autopsia.

Según se recoge en el escrito del fiscal, el autor confeso del crimen compró un arcón congelador y allí introdujo el cadáver, al que previamente cortó con una radial la cabeza y las piernas a la altura de las rodillas para que cupiera.

José Francisco F.A. guardó el cadáver de su amigo hasta el 6 de junio, día en el que quedó con David P.A. en una gasolinera y le confesó el crimen.

David P.A., investigado en otros procedimientos, le ayudó a escapar porque José Francisco F.A. actuaba como testaferro suyo.

Lo hizo facilitándole un vehículo con el que el segundo viajó hasta la estación de autobuses de Viana do Castelo (Portugal), y desde allí huyó a Lisboa.

Se da la circunstancia de que la víctima, José Jesús I.G., de nacionalidad venezolana, había sido condenada por el alijo de tres toneladas y media de cocaína en el pesquero "San Miguel", decomisado en 2008.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?