Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El Lopera de ellos

En su 31ª columna, Manu Sánchez lamenta la elección de Donald Trump como presidente de los EEUU y cuestiona con dureza su discurso.

We were in the UVI!!

Nobody gave a fuck duro for nosotros!!

I will make great America again!!

Racist! Machist! White!

De ustedes!! En Primera!!

First America!!

Viva er Betis!

 

Porque Donald Trump es el Lopera de ellos, y no lo digo ni por el pelito fino ni por la cartera sucia, ni porque me imagine a Trump en la puerta de su Tower con la tuna del Whiskycon College cantándole el 13 barras y estrellas (que es el “balas de cañón” en extranjero). Donald Trump es el Lopera de ellos, como Hillary Clinton el Javier Arenas de nosotros. Que cuando uno está desesperado es precisamente cuando más cuidado tiene que tener de no echarse a los brazos del primer chufla que aparece por la puerta. Y entiéndase chufla como superlativo de mamarracho y mamarracho a su vez como hipérbole de chungo. ¿Qué dónde estaba Donald en el 92? Menos pagando impuestos, puede que lidiando alguna de sus cuatro bancarrotas o acosando del pussy a alguna pobre chica porque a él le salía de la chequera.

 

Y juro que no me refiero que ante Trump todo me parezca bueno, que existe lo malo, lo bueno y lo deleznable, y para mi Trump es del equipo de los terceros. Que todo el mundo puede opinar, y votar, pero no creo que ni todas las opiniones ni todos los votos sean igual de respetables. Los resultados serán legales, legítimos e incuestionables, pero eso no convierte al ganador en un ser ni digno de respeto ni menos despreciable. Aunque lo que realmente asusta no es que exista Trump, ni que haya llegado a Presidente, ni siquiera que lo haya hecho a pesar de las barbaridades, si no esta sensación extraña de haberlo conseguido precisamente gracias a las barbaridades. Porque desde que la soberanía radica en el pueblo, populistas somos todos, que quien más y quien menos ha prometido en campaña lo que era incumplible luego, se ha tirado largo con soluciones y gestas, ha puesto autobuses, invitado a caracoles, besado bebés y se ha inmortalizado con enfermos, ha jurado el pleno empleo o puesto el iva en 21 después de prometer una bajada de impuestos. El populismo no es el problema, ni nada nuevo, que como dicen los expertos: “La campaña se hace en prosa y luego se gobierna en verso”. El peligro es que el nuevo secreto del éxito sean los mensajes homófobos, racistas, xenófobos, machistas, contra el inmigrante y las minorías. El problema no es luchar contra el sistema, el problema es el sistema que traen como propuesta. Y por supuesto que aunque populismo todo nada tiene que ver prometer rentas mínimas que no se puedan cumplir a jurar que habrá torturas y deportaciones.

 

Abramos los ojos, la gente no se equivoca votando, ni es engañada por populistas, asumamos que hay gente con una mala leche que no le cabe en el cuerpo. La conjura de los necios, supremacía reaccionaria, tras el Presidente oscurito más guay, la respuesta más White. El triunfo de la dermocracia, al poder por le pellejo, a la Presidencia por el color de la piel, el poder de los blancos. La rebelión de los perdedores, el triunfo de una mayoritaria marabunta que humillada y silenciada envía en esta ocasión a los insoportables ganadores crónicos a que les den por cool. Y no hablo de opciones políticas y opiniones, que esas las respeto todas aunque no las comparta. Hablo de esta salida de tiesto, de la putada de este líder chufla de occidente, que aunque no lo respeto, lo comparto quiera o no. Y es que en un país donde si se diera a elegir entre jamón de bellota o mortadela todos sabemos lo que saldría, y que como las madres hacen emparedados de manteca de cacahuetes en vez de puchero con pringá, esta vez las elecciones a la Casa Presidencial fueron más blancas que nunca, y mira que la supremacía blanca se te quita en primero de pringá, por lo seco que está el pavo…y acabas pidiendo de la negra, y tocino, y garbancitos, y por supuesto pan de bollo. Algo que tendrá que arreglar Donald Trump si quiere que America sea great again de nuevo.

 

Porque aunque acaben haciendo lo mismo no es igual el que no consiguió cerrar un Guantánamo que el que echa de menos abrir otros cuatro. Porque hemos pasado de pedir Democracia Real YA!!!… a alegrarnos de que la primera potencia tenga una con contrapesos, que para no acabar precisamente a “tragantowers”… ahora pasan a ser la esperanza del progreso.

 

Fdo: Uno que cree que si alguien parece un chufla, habla como un chufla y actúa como un chufla…seguramente sea un chufla. Al que no le da miedo Trump, si no la gente que ha disfrutado su discurso. Y que no quiere presidentes que vengan a hacernos grandes si para ello usan métodos tan vomitivos que me hacen sentir pequeño. Y que entiende quien no perdona que en EEUU como en el Betis, nos suman en el ridículo, robándonos lo más valioso, el orgullo de serlo. Porque el fin no es ganar, es no perder los principios, manque pierdas.

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?