Viernes, 14 de Agosto de 2020

Otras localidades

Mario Ocaña

‘Perros’

Si quieres tener uno deberías saber que no son muñecos de plástico; que cuando dejan de ser pequeños, crecen; que comen todos los días y necesitan salir a la calle o al campo a diario, llueva o haga sol;

Firma mario Ocaña, 'Perros'

Si quieres tener uno deberías saber que no son muñecos de plástico; que cuando dejan de ser pequeños, crecen; que comen todos los días y necesitan salir a la calle o al campo a diario, llueva o haga sol; que es necesario enseñarlos a comportarse y eso requiere paciencia; que se ponen enfermos y hay que cuidarlos; que se hacen viejos y les gusta estar al calor de la lumbre; que te querrán mas que a sí mismos y nunca te fallarán; que son nobles, tiernos, valientes y fieles hasta lo indecible; que hablan a través de sus miradas y que cuando todo se hunde a tu alrededor ellos permanecerán pegados a tí contra viento y marea. Solo exigen cariño y respeto y si no hay otra cosa que llevarse a la boca con un cacho de pan se darán por contentos siempre que venga de tu mano.

Resulta evidente que estoy hablando de perros. Esos bichos peludos y traviesos con los que algunos llevamos compartida más de media vida.

Faltan apenas unos días para que llegue la Navidad y la sociedad de consumo nos consume como un fumador compulsivo agota su cigarro. En estos días se comprarán muchos cachorros – tan lindos, tan tiernos, como peluches de algodón – que dentro de unos meses – y ojalá me equivoque – acabarán abandonados por que dan mucha lata, por que ladran, por que los niños ya no juegan con ellos, por que salen caros, por que me cansé del regalo y lo largo o lo tiro.

Si no lo tienes claro, no elijas regalar o tener un perro por que ellos te amarán sin medida desde el primer biberón, desde el primer momento en que tu olor impregne sus narices, desde la primera vez que se queden dormidos entre tus brazos.

Si no lo tienes claro buscaté otra cosa. Una que en vez de corazón tenga algún mecanismo eléctrónico o mecánico al que no se le pueda hacer sufrir.

Pero si lo tienes claro, si estás dispuesto a saltar de la cama cuando lo escuchas llorar a las tres de la mañana, si esperas disfrutar con él o ella de largos paseos por la ciudad, el campo o la playa, verlo nadar, saltar y corretear detras de los pájaros que nunca alcanza; si quieres tener a alguien a tu lado todo el resto de su vida, entonces recoge un perro. Seguro que contribuye a hacerte la vida más llevadera aunque te muerda las patas de los muebles y te roa los calcetines.

Los perros no son juguetes y sólo deberían estar en manos de personas que los quieran. En nuestra sociedad, en estos momentos, hay cientos, miles, de perros de todas las razas, colores, tamaños y cataduras, en refugios de animales e instituciones de acogida por que fueron abandonados por sus dueños, los recogieron recien nacidos en un contenedor de basuras o los curaron despues de que algunos inhumanos los molieran a palos para divertirse maltratando a un animal indefenso algo solo propio de cobardes.

Si estas Navidades quieres tener un perro recoge a alguno. Le darás un hogar a alguien que lo necesita y tu te convertiras en el ser más querido del mundo para un bicho peludo y travieso de cuatro patas. ¡Féliz Navidad!

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?