Miércoles, 27 de Enero de 2021

Otras localidades

Una joven lleva a juicio a Acciona por prohibirle el uso del velo en el trabajo

La empresa considera que la mujer ha intentado imponer de forma unilateral su religiosidad

Una joven lleva a juicio a Acciona por prohibirle el uso del velo en el trabajo

Cadena Ser

Una joven de Palma ha llevado a juicio a la empresa Acciona por discriminación laboral por motivos religiosos al no permitirle llevar el velo islámico en su puesto de trabajo. La empleada ha sido sancionada en repetidas ocasiones con suspensiones de empleo que le han acarreado pérdidas de más de 4-mil euros por llevar el velo islámico en su puesto como azafata de tierra. Se trata de una prenda que, según la empresa, no puede portar porque vulnera la normativa sobre los uniformes. El juicio se ha celebrado hoy en un juzgado de lo social de Palma. La joven pide una indemnización por daños morales y exige a la empresa que le permita llevar el velo con normalidad.

Durante el juicio, la denunciante ha explicado que siempre ha sido musulmana y que en un momento dado decidió ponerse el velo para ir a trabajar porque ya lo hacía para salir a la calle. No es un capricho, ha dicho, manifestando ante la jueza que se ha sentido despreciada por la empresa, que le llegó a abrir siete expedientes por este motivo. Ante el tribunal ha manifestado que ha sufrido un trato discriminatorio y que obligarle a que se quite el velo, hoy por hoy es como obligarle a arrancarse la piel. Una tesis que comparte la fiscalía que cree que la empresa ha incurrido en una vulneración de derechos fundamentales.

 La empresa sin embargo, sostiene que la prohibición no se basa en criterios religiosos sino de uniforme y vestimenta. Consideran que la denunciante ha tratado de imponer a la empresa las condiciones de su religiosidad mediante la desobediencia. La abogada de Acciona ha argumentado que las reglas de uniforme rigen para todos los empleados por igual y que se pretende trasladar una imagen de profesionalidad neutra. También, defienden, están prohibidos los pendientes, el pelo suelto y llevar bolsos que no sean los que otorga la empresa. Nunca, según la abogada de la compañía, la trabajadora ha recibido un trato discriminatorio ni peor o diferente a los compañeros.

Los responsables de la empresa que han declarado han asegurado que los símbolos religiosos no están prohibidos de forma expresa y que el problema es el uniforme en cada lugar. Reconocen que en otros países hay mujeres en el mismo departamento que la denunciante que sí llevan velo. La presidenta de el comité de empresa ha dicho sin embargo que Acciona no sanciona a las personas que llevan tatuajes ni a las mujeres que no cumplen con los requisitos acerca de los bolsos.

Que sirva de precedente

La denunciante, Ana Saidi, ha salido muy satisfecha del juicio. Sobre todo del hecho de que la fiscalía haya apoyado la tesis de su defensa. "Ha sido un alivio que la fiscalía se haya posicionado de nuestra parte y crea que debe prevalecer la libertad religiosa por encima de las normas de uniformidad, que no es uniformidad y ellos intentan maquillar desde el principio".

"Tengo la esperanza de que el precedente sea positivo" ha dicho la denunciante, apoyada por su abogada Margarita Montaner, que cree que el resultado será positivo "porque hoy por hoy con el marco jurídico de la Constitución debe prosperar". La joven ha estado acompañada por una decena de miembros de la plataforma La Iniciatvia de apoyo a mujeres musulmanas.

 

 

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?