Últimas noticias Hemeroteca

La #tuithistoria de Javi Ruiz

En el coche vamos metidos en una caja de chapa cristal y ruedas. Aislados del resto, con nuestra prisa y nuestras penas. Sin empatía por el otro. Esa circunstancia nos define como sociedad.

Tuithistoria Coche

Hoy me he cruzado con un terrorista en Murcia. Bueno. Era UNA terrorista... de la carretera

En mi coche, madrugando, con el sol de frente he entrado en una rotonda. Segundos después una bala azul ha pasado pitando a mi lado. Por el carril interior.

Su intención, basada en sus prisas, que le dejara pasar... a la misma salida por la que yo iba a salir.

He tenido que frenar en seco para que su giro vertiginoso, aprovechando la gran adherencia de su coche, no me llevara por delante.

Era una mujer rubia, delgada y de mediana edad. Ha dado un volantazo y ha entrado en la salida con su Audi a6.

Me he quedado parado en seco, atontado, para evitar el choque en el carril exterior de la rontonda. Justo al lado de mi salida. Para dejarla pasar.

¿Y por qué la llamas terrorista por este pequeño incidente? Bueno. Como había tanto tráfico he podido seguir sus andanzas un rato más.

Hemos salido juntos del carril de aceleración de la autovía. Sol de cara y dos camiones "haciendo carreras" ocupando los dos carriles.

Ella ha acelerado y se ha metido por en medio de los dos camiones obligando a uno de ellos a dar un frenazo que ha levantado el agua del suelo.

Le he perdido la pista un rato hasta que la he vuelto a ver haciendo zig zag a gran velocidad entre varios coches. Uno le ha sacado la mano por la ventanilla.

Armada de su gran potencia y la superioridad técnica de su coche en el asfalto mojado ha adelantado una moto a milímetros mientras otro coche estaba en el carril izquierdo.

Como iba tan rápido, nos ha dejado atrás a todos los mortales. Pero había tanto tráfico en la bajada de la A30 en Murcia que, desde lo alto la he vuelto a ver, una vez más.

En el descenso, tres camiones y dos coches le interrumpían el paso. Los ha sorteado con tres volantazos y dos acelerones...

... pero el último acelerón le ha salido mal y ha estado a punto de pasarse la salida de Alicante. Ha tenido que frenar levantando una espesa cortina de agua del suelo otra vez.

Todos los coches, incluyéndome a mi, hemos tenido que frenar aparatosamente. El morro del coche que yo llevaba detrás se ha quedado cerca de mi maletero.

Y así va la vida en carretera frente a estos terroristas del volante. Cualquier día su prisa, su indecencia te mata a ti que bajas tranquilamente a trabajar.

A la señora, con su Audi a6, no le deseo ningún mal. Solo que no tenga que lamentar nunca que una de sus maniobras de circuito de velocidad acabe en tragedia.

En el coche vamos metidos en una caja de chapa cristal y ruedas. Aislados del resto, con nuestra prisa y nuestras penas. Sin empatía por el otro. Esa circunstancia nos define como sociedad.

Si un día alguien pudiera bajar la ventanilla y meterse en el coche de otro y sentir el miedo de un frenazo, el susto de cuando se te cruza un coche así... a lo mejor... a lo mejor había menos accidentes de tráfico causados por imprudencias de este tipo. A lo mejor eramos todos, como grupo, un poco mejores. Quien sabe. #Fin

Javier Ruiz

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?