Últimas noticias Hemeroteca

El CSIC relaciona las partículas ultrafinas con más riesgo de mortalidad en Huelva

En el mismo día que se registran los picos de mayor contaminación industrial se incrementa un 3,95% el riesgo de mortalidad en la ciudad.

Tabla comparativa del aire en Huelva, Barcelona y Tenerife /

Un estudio del CSIC relaciona por primera vez la emisión de partículas ultrafinas de origen industrial con un mayor riesgo de mortalidad en Huelva.

Durante tres años, de 2008 a 2010, se ha constatado que en el mismo día que se registran los picos de mayor contaminación industrial -73% del impacto en el aire de Huelva- se incrementa un 3,95% el riesgo de mortalidad en la ciudad. Sin embargo, el tráfico de la ciudad -27% del impacto- no estableció relación con las muertes.

Se trata de un estudio financiado por el Subprograma de Proyectos de Investigacion en Salud (AES) del Instituto de Salud Carlos III, que ha sido recientemente publicado en la revista científica Environment International. El trabajo concluye que el patrón y el origen de las partículas ultrafinas (UFP) determinan su efecto a corto plazo en la salud humana. El responsable de la investigación es Aurelio Tobias, investigador del CSIC. También han colaborado investigadores onubenses reconocidos en la materia como Jesús de la Rosa, Ana María Sánchez de la Campa y Rocío Fernández Camacho.

En la investigación se estudian los efectos a corto plazo de las partículas ultrafinas sobre la mortalidad diaria en tres ciudades españolas: Huelva, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife. Son tres puntos que cubren una amplia gama de patrones de clima y emisión. Para cada ciudad, se han recopilado datos durante tres años consecutivos sobre los recuentos diarios de mortalidad por todas las causas, excluidas las muertes por causas externas.

Resultados.

Las partículas ultrafinas registradas fueron similares en las tres ciudades. Sin embargo hay diferencias. Las originadas por el tráfico rodado (N1) supusieron el 40% en Barcelona y el 46% en Santa Cruz de Tenerife. En Huelva el tráfico supuso un 27% de las partículas ultrafinas presentes en el aire. Se observa una asociación con N1 y mortalidad diaria en Barcelona, aumentando aproximadamente un 1,5%, pero no con las de origen industrial y otras fuentes (N2). Un patrón similar se encontró en Santa Cruz de Tenerife, aunque ninguna de las asociaciones fue significativa. Por el contrario, en Huelva, la mortalidad se asoció con N2 en el mismo día del episodio contaminante, aumentando un 3,9%.

¿Qué son las UFP?

Las nuevas partículas en el aire urbano ambiental surgen principalmente de emisiones de escape de vehículos primarios o en partículas y de la nucleación in situ, urbana o regional. Además de estas dos fuentes principales, otras fuentes como las emisiones industriales, aeroportuarias y navieras también pueden contribuir a aumentar los niveles de UFP tanto primarias como secundarias.

Las partículas ultrafinas (UFP) presentes en el ambiente pueden dividirse en dos grupos, N1 y N2. En este trabajo se relacionan estas emisiones con la mortalidad diaria, desde el mismo día de la muerte hasta dos días antes, en tres ciudades españolas con entornos urbanos afectados por diferentes fuentes de contaminación.

 Contexto del aire en Huelva.

Huelva está al suroeste de España con una población de alrededor de 145.000 habitantes. Además de las emisiones urbanas típicas, también con una gran proporción de automóviles diésel, está influenciada por las emisiones de partículas y gases de dos grandes polígonos industriales ubicados cerca del puerto al sur de la ciudad. El polígono "Punta del Sebo" incluye la segunda fundición de cobre en Europa y niveles ambientales relativamente altos de SO2, As, Cd, Cu, Pb, Zn y Bi, entre otros, que han sido identificados en el área. Además, este parque también tiene plantas de producción de ácido fosfórico, que contribuye con las emisiones de NH3 , fosfato, PO 4 - 3 , HF y HCl. Las principales emisiones en el otro parque industrial, Nuevo Puerto, provienen de una refinería de petróleo: hidrocarburos volátiles, SO2, NOx, NH3, Ni y V.

La contribución de N2 a N prevalece sobre N1 en las tres ciudades. Sin embargo, el componente N1 alcanzó una mayor contribución al N en Barcelona y Santa Cruz de Tenerife (40% y 46%, respectivamente) que en Huelva (27%), mientras que el componente N2 fue mucho mayor en Huelva (73%). Esto está de acuerdo con las contribuciones del tráfico vial / UFP industrial documentadas en los tres sitios de acuerdo con sus respectivos patrones de emisión.

Comparativa entre las ciudades.

En Huelva, las emisiones industriales costeras, con altas cargas de metales y SO 2 (fundición Cu), así como cargas de NO 2 y COV (plantas petroquímicas), son transportadas hacia el interior por la brisa marina y pueden dar lugar a altos episodios de N2. En Huelva, las altas concentraciones de N2 suelen asociarse con altas cargas de As, Cd, Cu, Pb y Zn vinculadas a las emisiones industriales, incluida la segunda fundición de cobre más importante de Europa, plantas de fertilizantes y una refinería de petróleo.

En Barcelona y Santa Cruz de Tenerife, la composición del N2 es probablemente de naturaleza menos tóxica que la UFP secundaria que surge de la industria de Huelva, mientras que las emisiones de UFP de mayor tráfico (N1) podrían explicar la mayor mortalidad encontrada en estas ciudades.

Dentro del estudio EMECAM, NO 2 y SO 2 se asociaron significativamente con la mortalidad diaria en Huelva, y PM 10 se asoció sólo durante los meses fríos del año. Pero hasta ahora, no se ha realizado ningún estudio para evaluar los efectos de la UFP sobre la salud en Huelva.

Efecto en la Salud.

Debido a su pequeño tamaño, Las denominadas UFP tienen una alta eficiencia de deposición, gran superficie activa y el potencial de translocación sistémica. Estas partículas no son bien reconocidas y eliminadas por el sistema inmune, tienen una mayor reactividad biológica y pueden llegar al torrente sanguíneo y, por extensión, llegar a diferentes órganos diana. Indirectamente, la UPF puede comenzar una serie de respuestas en células pulmonares, como la síntesis de especies reactivas de oxígeno, produciendo estrés oxidativo tisular en los pulmones, sangre, tejidos remotos o a nivel sistémico que puede conducir a respuestas inflamatorias. Estas respuestas inflamatorias pueden desencadenar un cambio en el tono vascular (disfunción endotelial), consecuencias cardíacas perjudiciales y un estado de procoagulación (con formación de trombos, respuesta isquémica y aumento de lesiones ateroscleróticas. La inflamación también causa cambios en el equilibrio del sistema nervioso autónomo, que está a cargo de las funciones corporales críticas, como el daño oxidativo del ADN que es mutagénico y cancerígeno. Finalmente, las partículas pueden translocarse a través del sistema circulatorio sistema a otros órganos e inducir efectos directamente en partes vitales como el corazón o el cerebro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?