Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Faltan recursos para atender la anorexia y la bulimia

Los casos son cada vez más numerosos y el Hospital Clínico de Zaragoza, centro de referencia, cuenta con los mismos recursos que en el año 2000. Faltan camas y al menos una psiquiatra. La fundación ARBADA ya ha atendido 20 casos en 2018

En Aragón faltan recursos para atender los cada vez más números casos de anorexia y de bulimia. Afectan a más jóvenes y son cada vez más graves. En 2017 la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria infanto-juvenil del Hospital Clínico atendió a 95 nuevos pacientes.

Es el centro de referencia para toda la comunidad en trastornos alimentarios. Sin embargo sus recursos se han quedado cortos. "Se tienen los mismos recursos en 2018 que en el 2000, y se han quedado claramente insuficientes ante el aumento de casos, los profesionales son los mismos, y contamos con seis camas para la comunidad de Aragón", reconoce Pedro Ruiz, responsable en el Hospital Clínico, quien también asegura que se necesitaría "una psiquiatra más".

En los diez primeros días de 2018, la asociación ARBADA se ha ocupado de 20 nuevos casos, 15 de ellos menores de edad. En Hoy por Hoy Zaragoza han definido los síntomas. Los conoce bien Luis, padre de Juan. Con 14 años y una situación de bullying sufrió anorexia. "No quieren ir al colegio, empiezan a no relacionarse, empieza a dejar de comer y a ir al baño un par de veces cuando come", comenta Luis.

También las autolesiones son un síntoma. "El dolor psíquico es tan fuerte que prefieren el dolor físico porque es más fácil de llevar", reconoce el padre de Juan. La detección es fundamental por parte de los médicos de atención primaria. Y también la prevención. Por eso ARBADA realiza charlas en los colegios. "Prevenimos desde tres ámbitos: fomento de la autoestima, desmitificar el ideal de belleza imperante y explicarles el trastorno de una forma en que lo entiendan", declara Merche Barcelona, trabajadora social.

Es una enfermedad grave, durísima para el enfermo y la familia, pero "una gran mayoría de los pacientes, sale", declara Luis. Entre 2 y cinco años dura el tratamiento medio. La recuperación, no exenta de recaídas, llega a entre el 65% y 85% de los casos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?