Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Alarte, satisfecho diez años después de promover la denuncia que ha llevado al PP de Camps al banquillo

El entonces dirigente socialista recuerda lo difícil que fue plantarse ante un PP "que lo controlaba todo" y confía en que queden vías para que Camps sea juzgado

Jorge Alarte / ()

Esta semana se han vuelto a escuchar en la Audiencia Nacional, en el juicio por la financiación irregular del PP valenciano, nombres que marcaron una época: Francisco Camps, Ricardo Costa, Álvaro Pérez el Bigotes o Pablo Crespo, entre otros. Nombres que tiene muy presentes Jorge Alarte, exsecretario general del PSPV, quien promovió la denuncia que, casi una década más tarde, ha dado lugar a todo lo que estamos conociendo sobre un Partido Popular que, según los investigados, financió en b campañas electorales.

Una denuncia que costó al partido mucho dinero, mucha reputación, e incluso disputas internas, y que al propio Alarte le costó su puesto. Ahora, ya lejos de la primera línea de la política, se muestra satisfecho por haber contribuido al cambio político, aunque impactado por todo lo que está saliendo a la luz.

Y es que lo suponían, lo sospechaban, y reunieron una serie de pruebas sobre la presunta financiación en b del PP valenciano, pero escuchar una confesión de boca de los cabecillas de la trama es distinto, afirma Alarte.

El entonces dirigente socialista recuerda lo difícil que fue para la formación plantarse ante un PP "que lo controlaba todo", que puso en su contra, dice, a la televisión pública, a les Corts y a los poderes económicos. Frente a eso, no solo se ha ratificado lo que el PSPV denunció, sino que, destaca Alarte, se hizo realidad el ansiado cambio de gobierno en la Comunitat Valenciana.

Una decisión, la de denunciar estos hechos, por la que en el PSPV se enfrentaron al rechazo y a la incomprensión del entorno, pero también desde dentro del partido. Reconoce Alarte que costó hacer entender la importancia del asunto en las propias filas socialistas, y afirma haberse sentido solo en su denuncia. Sin embargo asegura que tomó la decisión guiado por la convicción de que, ante unas cortes secuestradas por el PP en las que nadie daba explicaciones, denunciar no era una opción, un debate, sino una obligación.

En cuanto al futuro procesal de Camps, se muestra convencido de que la fiscalía explorará todas las vías posibles para que nada quede impune, y rechaza que en otros procesos abiertos como el de la visita del papa o el de la Fórmula 1, los delitos que se juzgan hayan prescrito.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?