Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Así afectará la ley de protección de datos a las hermandades a partir de mayo

La entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos afectará de lleno a la vida ordinaria de las hermandades, que tendrán que adaptarse a la ley. Hablamos con el abogado José Antonio Maroto para ver cómo afectarán estos cambios

Formularios durante un reparto de papeletas de sitio /

Las hermandades, más allá de sus fines espirituales, tienen una vertiente administrativa que no siempre es reconocida o visible. Lejos de lo que pudiera ocurrir en otro tiempo, en la actualidad ya no sirve la buena voluntad o el carácter amateur para desempeñar ciertos cargos en una junta de gobierno. Y es que, las normativas o cambios legislativos que se están introduciendo afectan de lleno a la vida diaria de las hermandades, quienes tienen que empezar a profesionalizarse por la cuenta que les trae.

Entre las gestiones que habitualmente se hacen en las cofradías está la gestión de datos de carácter personal, como la dirección o correo electrónico de los hermanos. una información sensible que puede tener implicaciones legales. Y es que, aun siendo una herramienta útil que las hermandades emplean para comunicarse con sus hermanos, ¿se cuenta con la autorización necesaria para ello? Seguramente no, como cabe suponer, pero esto, a partir del mes de mayo, podría conllevar una seria sanción administrativa.

Y es que el 25 de mayo entrará en vigor el Reglamento General de Protección de Datos, un hecho que modificará por completo el panorama legal de la protección de datos en España y que, por supuesto, tendrá un alcance directo sobre las hermandades. Y es que, los datos personales que recojan las hermandades serán considerados como “datos de categoría especial” y un uso indebido de estos datos podría conllevar multas de hasta 2.000.000 de euros.

Para conocer más sobre el alcance de esta nueva realidad jurídica, SER Cofrade se ha puesto en contacto con José Antonio Maroto, abogado especialista en Protección de Datos y Derecho de Internet, quien nos explica cómo los principales cambios que se introducen se centran en un “consentimiento explícito” del hermano, es decir, por escrito, ya que a partir de ahora “no bastará con cumplir con la ley sino que habrá que demostrarlo”.

Sobre cómo este cambio afectará a la vida y rutina de las hermandades, José Antonio Maroto cita varios ejemplos. Algunos de ellos tan comunes hoy en día que fácilmente podrían pasarse por alto.

 

Se acabó publicar el orden de la cofradía

Si hay algo común y característico en las vísperas de la Semana Santa es llegar a la puerta de los diferentes templos y ver cómo en la puerta se cuelgan los listados de todos aquellos hermanos que participarán en la próxima estación de penitencia. Una costumbre que, a partir de ahora, estará prohibida… al menos que se cuente con las autorizaciones debidas. Y es que como sostiene Maroto, las hermandades deberán contar con consentimiento expreso de todos aquellos que forman parte del cortejo para que estas listas puedan ser expuestas en público.

Lo mismo ocurrirá, por ejemplo, a la hora de publicar el censo electoral ante la proximidad de unos comicios en nuestras hermandades. Y es que, a pesar de lo que digan los estatutos o reglas de cada cofradía, este censo no podrá ser expuesto si no existe un consentimiento expreso para este fin. De lo contrario, la hermandad deberá de poner a disposición de los hermanos un horario para que, a título individual, cada hermano pueda consultar sus datos.

 

¿Y se podrán enviar correos o WhatsApp?

Sin consentimiento por escrito de los hermanos tampoco podrán utilizarse los datos personales para poder comunicarse con ellos. De esta manera, las hermandades deberán contar con el permiso necesario para poder enviar correos electrónicos o incorporarlos a listas de WhatsApp o enviarle mensajes instantáneos.

Maroto apunta cómo además de esta autorización expresa para realizar envíos y comunicaciones, las hermandades deberán asegurarse también que cuentan con las herramientas que se empleen para estas notificaciones y comprobar si estas plataformas cumplen también con las exigencias que marca la ley.

Como vemos, cambios que se introducen y que afectarán a la gestión diaria de las hermandades. Por ello, cualquier tipo de actividad que implique el tratamiento de datos personales deberá ser analizado con detenimiento para evitar incumplir la ley. Y todo ello a la vez que como advierte José Antonio Maroto “se presta un especial cuidado con los temas relacionados con la seguridad informática y los archivos documentales”, que cualquier robo o pérdida de estos datos deberá comunicarse a la administración y también a los propios hermanos.

Una realidad cada vez más seria es la que se abre ante las cofradías quienes, por imperativo legal, tendrán que empezar a dedicarle los esfuerzos necesarios para atender a estas particularidades si no quieren tener que enfrentarse a multas que pueden llegar a ser millonarias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?