Domingo, 17 de Enero de 2021

Otras localidades

SER 3.0

Seguridad informática (I): es cosa de todos

¿Qué información estamos compartiendo libremente? ¿Y nuestros hijos? ¿Qué hacen ellos en internet? ¿En qué deberíamos inmiscuirnos?…

Seguridad informática

Seguridad informática / Getty Images

Seamos sinceros, nos encanta sentirnos seguros, necesitamos sentirnos a salvo. Es un reflejo emocional de satisfacción y de comodidad que experimentamos cuando creemos que no tenemos cerca elementos potencialmente dañinos. Y digo “creemos”, porque no hace falta que realmente exista o no algún tipo de riesgo, basta con que confiemos plenamente en que no lo hay.

Lo que nos lleva a un sentimiento aún más arraigado en nuestra psique: la necesidad de sentir que controlamos todo lo que ocurre a nuestro alrededor. Esta sensación es la que nos permite salir a la calle todos los días sin pensar en que se nos podría caer el cielo encima, o al menos una cornisa, o una palmera. Es la sensación que hace que aceptemos a cientos de desconocidos en Facebook y compartamos con ellos nuestras vidas, o que paguemos con nuestra tarjeta de crédito en un restaurante o en Internet.

En definitiva, no importa tanto el riesgo real que haya detrás de cada acción cotidiana, como la sensación de seguridad que se logre proyectar. Y esto se refleja, sencillamente, en que dejamos de pensar en el hecho mismo. Supongo que debe ser parecido a eso de “ojos que no ven…”

Sin embargo, las nuevas tecnologías, por nuevas, hacen que estemos constantemente pendientes de las mismas y, por lo tanto, que estemos constantemente preocupados por todo lo que tiene que ver con ellas.

Por supuesto que necesitamos que las tecnologías sean seguras, pero eso no hará que las personas se sientan más seguras. Este estado solo se alcanzará cuando las tecnologías sean totalmente transparentes y estén realmente entretejidas en nuestra cotidianidad.

Una forma de lograrlo podría ser elevando los niveles de seguridad de una forma exagerada, como hacen por ejemplo en los aeropuertos. Pero esto nos lleva a otra contradicción: la comodidad en el uso de un servicio, o la satisfacción de la experiencia recibida, son inversamente proporcionales al nivel de seguridad que se establezca.

Además, cuando se trata de seguridad personal, no nos equivoquemos, tan importante es que las administraciones, fabricantes y proveedores de servicios se preocupen por fomentar y proporcionar la seguridad necesaria, como que nosotros mismos actuemos con el sentido común y la prudencia que cada caso requiera. De nada sirve que tengamos semáforos y coches inteligentes capaces de detectar colisiones y que nosotros sigamos cruzando la calle por donde nos convenga y cuando nos convenga.

Es cierto que muchas veces nos enfrentamos a aspectos tecnológicos complejos, pero en muchas otras ocasiones se trata solo de seguir unas sencillas pautas. Hacer un examen de conciencia ayudaría a saber en qué punto de madurez nos encontramos.

SER 3.0 #10

¿Cuántas cuentas tenemos abiertas en Internet? ¿Qué información estamos compartiendo libremente? ¿Qué responsabilidades tenemos frente a determinadas actuaciones? ¿Y nuestros hijos? ¿Qué hacen ellos en internet? ¿En qué deberíamos inmiscuirnos?…

Como siempre, se trata solo de una pequeña muestra de las cuestiones que nos plantearemos este capítulo de SER 3.0 y a las cuales vamos a intentar dar respuesta:

Francisco Maciá es doctor Ingeniero en Informática y profesor titular en el Departamento de Tecnología Informática y Computación de la Universidad de Alicante.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?