Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Juan Carlos Nájera vuelve, 20 años después, a la Idita Bike Extreme de Alaska

"Los cobardes no se apuntan y los débiles no la terminan" es el eslogan de esta prueba de 400 millas por el hielo y la nieve

Juan Carlos Nájera en la presentación. /

Juan Carlos Nájera regresa a Alaska veinte años después. Se trata de la cuarta ocasión en la que tomará parte en la Idita Bike Extreme, una prueba que une Anchorage con Mc Grath. La carrera arranca el día 19 de febrero, consta de 400 millas (643 kms) y el tiempo estimado por el ciclista es de 145 horas (6 días) aunque la organización te permite invertir el doble. También hay una carrera, paralela, de esquí de fondo.

El modo de transporte es una Fat Bike, con grandes ruedas y la previsión de temperaturas va de los -10 a los -40 grados centígrados. El cálculo de calorías consumidas es de 200.000. Nájera ya ha corrido y terminado esta prueba en tres ocasiones pero “la última fue hace veinte años. Ahora tengo 55 y aunque las condiciones son mejores, yo ya tengo otra edad”, aseguró el aventurero en la presentación en el ayuntamiento de Vitoria.

Se trata del único representante español y la única persona de nuestro país que la ha terminado en alguna ocasión. “No es algo de lo que me sienta orgulloso o feliz porque soy amigo de los que lo han intentado después y todos son amigos míos. Sé de sobra los esfuerzos que han tenido que hacer. Yo, por ejemplo, llevo 12.350 kms acumulados de entrenamiento”, comentó.

Los principales problemas que afronta el alavés son “las enfermedades o las congelaciones. También hay que tener cuidado con los alces, que son bastante hostiles. En esta época no se ven osos Grizzlies porque están hibernando pero podemos cruzarnos con algún lobo”. Nájera ha estado entrenando en lugares como los Monegros y Pirineos. Este fin de semana se marcha a Isaba y, por ejemplo, está durmiendo en la terraza de su casa para probar el material que va a llevar a Alaska. Son días de nieve y frío en Vitoria.

Hay tramos ciclables y otros en los que hay que empujar la bicicleta. “A mitad del trazado hay que subir a un collado de la cordillera del McKinley pero el resto del camino es bastante llano. Cuanto más frío haga, mejor para andar en bici ya que el terreno estará más duro. Otra cosa es que seamos capaces de afrontar el frio. En una ultra trail del Yukón, la semana pasada, hubo un participante al que le tuvieron que amputar un pie”, concluyó Juan Carlos Nájera.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?