Deportes

Contra la maldición del Coliseum

Ningún entrenador celeste ha logrado la victoria en el campo del Getafe el año de su debut como técnico celeste

Octavio Passos (Getty Images)

Vigo

En la memoria colectiva de los aficionados, siempre existe un campo maldito. Es un recuerdo que, en casos, está mezclado con sensaciones reales, recuerdos ficticios o con exageraciones fruto del paso del tiempo. En el caso del Coliseum de Getafe, los fríos datos y las severas crónicas del paso del Celta por el estadio deja un poso de maldición que se traduce en derrotas no estrepitosas, pero que sí marcaron el camino de varios entrenadores celestes. Por lo pronto, ninguno fue capaz de lograr la victoria el año de su debut como entrenador del Celta en el banquillo visitante de Getafe.

Fernando Vázquez fue el primer entrenador celeste que se sentó en ese banco. El Getafe comenzaba su segundo año en Primera División y el Celta acababa de regresar a la máxima categoría. Aquella temporada 2005/2006, Vázquez arrancó un empate a uno con gol de Ángel. Aquel Celta terminaría clasificándose para la Copa de la UEFA el año de su retorno a Primera.

No fue tan bien la siguiente visita. Derrota por 1-0 el año en el que el Celta terminaría descendiendo, a pesar de ganar en Balaídos al Getafe en la última jornada, la tercera victoria consecutiva que no sirvió para lograr la permanencia. El Getafe, noveno al final de la temporada, se clasificaría para la UEFA después de perder la final de Copa contra el Sevilla, que había logrado el billete para Champions con el tercer puesto logrado en Liga. Ese descenso del Celta dio paso a la larga travesía de cinco años por Segunda División.

Desde el último ascenso a Primera, ningún entrenador ha conseguido estrenarse como técnico celeste en el Coliseum con victoria, ni siquiera ha logrado rascar un punto. En la temporada 2012/2013, debutó Paco Herrera,el artífice del ansiado ascenso: al final de la primera parte, el Getafe ya había logrado el 3-1 que sería el resultado definitivo. Un encuentro que marcó el futuro de Herrera en el club; quitó del campo a Iago Aspas y a Natxo Insa para dar entrada a Santi Mina y Jonathan Vila.

El cambio no logró dar la vuelta al resultado. Pero prescindir del jugador más determinante en un partido en el que el Celta necesitaba remontar y los malos resultados acumulados lo dejaron tocado. Pocos días después, Paco Herrera dejaba de ser entrenador del Celta. Su sustituto, Abel Resino logró la permanencia con un gol que, precisamente, generaron aquellos dos jugadores que se fueron al banco en Getafe: jugada de Aspas y gol de Natxo Insa.

A Luis Enrique, una temporada después, tampoco le fue bien el estreno. El asturiano eligió el Coliseum para rotar a los titulares en la jornada 6. Bellvís, David Rodríguez y Madinda se estrenaron en el once inicial; el lateral se lesionó en el minuto 15 en lo que fue su última aparición con la camiseta celeste. Charles, delantero titular y goleador en esos primeros partidos, ni siquiera saltó al campo. La fórmula del técnico asturiano no dio resultado y  esa derrota, por 2-0, significaba el comienzo de una racha de cuatro derrotas consecutivas, que se rompería con la goleada en la Rosaleda por 0-5 en la décima jornada.

El estreno de Berizzo tampoco fue el mejor. El Celta estaba inmerso una racha de partidos sin ganar que casi lleva al técnico argentino al despido. Llegaba al Coliseum después de 9 partidos de Liga sin lograr la victoria, además de cuatro partidos de Copa del Rey, en los que había logrado ganar a Las Palmas en la vuelta de dieciseisavos y al Athletic en la vuelta de octavos, pero, en ese caso, no había sido suficiente para levantar el 2-4 que el equipo que entrenaba Valverde. Berizzo llegaba con las miradas dirigidas a su posible continuidad, especialmente por el manejo de esa eliminatoria contra el Athletic.

En Getafe, el gol de Charles ponía por delante al Celta, pero los azulones remontaban el partido con un gol de Alvaro Vázquez sólo cuatro minutos después y otro tanto de Sarabia en el 84. Berizzo quedaba tocado y herido casi de muerte.

El siguiente partido, contra el Córdoba en Balaídos, el Toto saltó dentro del césped para que la falta de Planas, fuera del área para el árbitro asistente y penalti para Teixeira, se quedara en la amenaza menor de un centro lateral y no en pena máxima, que hubiese puesto en grave peligro el gol de Nolito que daba la victoria momentánea al Celta y la continuidad de Berizzo en el banquillo de Balaídos. El partido terminó en triunfo y el Toto continuó en el banquillo del Celta para vivir una de las mejores etapas de la reciente historia del club.

La única victoria en Getafe se dio hace dos temporadas, con Berizzo ya elevado en los altares del celtismo. Nolito, que regresaba después de una lesión, logró un gol que, de momento, es el único en este campo maldito para el Celta que ha supuesto una victoria.

Ahora, Unzúe es el siguiente en estrenarse en el banquillo visitante del Coliseum con el escudo del Celta en el pecho. Este lunes, el técnico navarro tiene un partido contra el Getafe y contra la maldición del Coliseum.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad