Miércoles, 14 de Abril de 2021

Otras localidades

EN EL CENTRO HISTÓRICO DE MÁLAGA

Ruidos, daños, vómitos y orines: la pesadilla de vivir junto a un piso turístico en Málaga

Las denuncias y quejas de residentes del Centro de Málaga se acumulan en pleno 'boom' de este tipo de alojamientos

Los turistas se orinan en descansillos y portales, celebran fiestas de madrugada y rompen puertas y extintores

Los vecinos piden un mayor control por parte de las administraciones. Casi 500 personas han abandonado el Centro

Unos turistas accediendo a un portal para alojarse en una vivienda turística

Unos turistas accediendo a un portal para alojarse en una vivienda turística / Agencias

Situación insoportable para vecinos del Centro Histórico de Málaga que viven junto a los apartamentos turísticos. Se disparan las denuncias y quejas de familias que aseguran que sus comunidades se han convertido en 'hoteles con fiestas' a todas horas, arrastrando maletas, suciedad, ruidos, destrozos e incluso enganches ilegales de luz.

Están desesperados y aseguran vivir un auténtico calvario. El 'boom' de los pisos turísticos en el Centro de la capital malagueña ha supuesto para muchos propietarios un negocio redondo: dinero fácil por una semana de alquiler a costa de lo que deben soportar los que aún viven en esos edificios.

Alejandro tiene 40 años. Es propietario de una casa en el Centro desde hace una década. En su edificio hay doce apartamentos de los cuales la mitad se alquilan como viviendas turísticas: “Teníamos un vecino que metía cualquier tipo de turista sin ningún control, con ruidos y gritos, desperfectos en la comunidad, con agua y luz pinchadas”; ante todos estos problemas reclaman que "hay que limitar el alquiler de apartamentos turísticos”. Explica la situación con un caso hipotético "si, por ejemplo, hubiera 5.000 viviendas turísticas en el Centro solo dos mil serían legales. El objetivo es poner un límite y detectar cuáles son las ilegales a través de inspecciones".

Inquilinos que tienden la ropa en el patio comunitario cuando esta expresamente prohibido / Cadena SER

“Las multas a propietarios de apartamentos turísticos ilegales no supera los mil euros. Ese dinero lo pueden ganar en quince días alquilando la vivienda”. Según explica Alejandro, cuando denuncias un caso de apartamento turístico ilegal, va un inspector, que tras comprobar la situación manda un aviso a la persona que alquila de forma fraudulenta. “Pero faltan inspectores y sanciones para este tipo de prácticas”.

Carmen es propietaria de un piso en la calle Carretería. Está rodeada de apartamentos turísticos en el edificio que habita. Después de doce años se ha visto obligada a trasladar su casa familiar del centro al campo.

Tiene 49 años y vivía con su marido y sus dos hijos menores en esta vivienda: “Me siento expulsada. No es una decisión que la familia haya tomado 'motu proprio', si no una obligación; en el Centro no se puede vivir, no hay supermercados cerca, no hay papelería para comprar las cartulinas a mi hijo, ya no queda nada y lo que hay está a precio de turista”.

Cerraduras rotas porque muchos inquilinos, que llegan borrachos por las noches, no son capaces de abrir la puerta...acaban dándole una patada / Cadena SER

Carmen relata su preocupación con sus hijos “ten en cuenta que a mí me da miedo darle unas llaves a mi hija porque ya no sé qué vecinos hay en el bloque”. Justo la vivienda de arriba tiene un jacuzzi en la habitación que colinda con el cuarto de su hija. “Ni te imaginas el ruido y las vibraciones que genera eso”. Además de los horarios diferentes que tienen los inquilinos de los apartamentos vacacionales “yo lo entiendo, porque no tienen obligaciones, pero nosotros a las doce tenemos que estar dormidos porque al día siguiente tenemos que trabajar e ir al colegio y ellos no están pendientes del reloj. Llegan tarde, hay ruidos…”

Carmen va a vender su casa y probablemente la alquilen como apartamento turístico “al final voy a entrar en el sistema; Mi intención era alquilarlo como zona de trabajo, coworking, pero en el Ayuntamiento de Málaga nos dijeron que eso solo podían hacerlo los propietarios de bajos o primeros, que lo alquilara como vivienda vacacional… ¡Desde el propio ayuntamiento te incitan a eso!”, explica Carmen.

Daños en escaleras y rellanos provocados por los turistas que se alojan en los pisos turísticos / Cadena SER

Juan tiene 65 años y vive en calle Mezquitilla (cerca de plaza de Camas). Desde hace seis años es propietario de un apartamento en el primer piso. En su bloque hay 21 viviendas y de ellas quince son alquileres turísticos (más de la mitad). Está totalmente desesperado con la situación de descontrol que existe en la comunidad “como son mayoría consiguen todo lo que quieren en la comunidad. La situación es insoportable… desde orines en la puerta del ascensor, hasta vómitos por las escaleras. En una ocasión hicieron una batalla de espuma con los extintores de la comunidad en la azotea (extintores que se pagaron como presupuesto extraordinario entre todos los vecinos). Nos hemos encontrado botellas de vino vacías, porros por todas partes…”.

Según relata, la mayoría son estudios de una habitación que como máximo pueden acoger a cuatro personas (con un sofá cama), pero él mismo ha sido testigo de que tras la entrega de las llaves, llegan más personas a esa vivienda. “Han llegado a parecer de ocho a diez personas para una sola casa. Es desesperante. El promedio de turistas en mi bloque puede ser de 45 personas, pero es que en fines de semana, en feria o en Semana Santa ha habido noches con más de 80 personas en total. Un auténtico descontrol”.

Este propietario lleva dos años enfrentándose a esta situación “estoy prácticamente solo contra los dueños que alquilan los apartamentos, a todos los inquilinos que estaban de alquiler se los han cargado”. Como los dueños de los apartamentos viven fuera de Málaga, les propusieron a los vecinos gestionar el alquiler de sus viviendas por mil euros al mes “tengo denuncias y fotos de la mayoría de destrozos que han hecho en el bloque. Necesitamos que se haga algo, que se limite y se controle este tipo de alquiler”.

Turistas que han dejado colgadas sillas de playa en las fachadas de los edificios / Cadena SER

Propietarios e inquilinos afectados

Isabel tiene 54 años. Es auxiliar de enfermería y durante ocho años ha vivido en un piso en calle Santiago (entre Calle Granada y el cine Albéniz). Era la casa familiar de ella y sus dos hijas. El pasado mes de septiembre recibió un burofax del dueño que rescindía el contrato de alquiler para destinar todos los pisos del bloque a apartamentos turísticos. Tuvo dos meses para dejar la casa.

Antes de recibir la notificación, vivieron cómo un nuevo inquilino se alquilaba su casa a turistas. La incompatibilidad de horarios, los ruidos… dos de las familias del bloque se fueron por este motivo.

De los seis pisos del bloque, solo quedaban tres con los vecinos de siempre. “A nuestra vecina del tercero la avisaron justo antes de verano y no encontraba nada, estaba desesperada. Llevaba diez años viviendo allí y en un mes y medio tuvo que encontrar un sitio donde dormir. Cuando la vi estaba enfadadísima porque el aviso le llegó en verano, no encontró opciones y tuvo que alquilar una habitación compartida”.

A finales de agosto el burofax le llegó a Isabel "después de 8 años, teníamos dos meses para encontrar una nueva casa… Los alquileres se había triplicado, 700 euros era lo más barato que había en el Centro con dos habitaciones, una para mí y otra para mis hijas”. “Fue un mes angustioso, buscamos casa todos los días, llamamos a infinidad de propietarios e inmobiliarias. Después de tres semanas sin parar de buscar, tuvimos la suerte de encontrar una casa preciosa, pero eso sí, ya fuera de centro. Fue misión imposible encontrar algo razonable por allí. A mí siempre me ha gustado vivir en el centro, pero las mensualidades han llegado a un punto descontrolado”. La historia se repide con numeroso afectados.

Vecinos del barrio de Lagunillas, junto al Teatro Cervantes, han elaborado un manifiesto pidiendo, como otros muchos residentes del Centro, un mayor control de los apartamentos turísticos, inspectores, sanciones más severas, y acotar la proliferación de este tipo de alojamientos.

Solo el año pasado, la demanda de apartamentos turísticos en Málaga creció un 120% superando los 185.000 turistas alojados en la capital. Málaga fue el destino urbano de España que más creció. En toda la provincia, hay 16.000 apartamentos turísticos registrados con hasta 80.000 plazas, aunque son muchos más los que operan de forman clandestina.

Los economistas alertan de una "especulación peligrosa"

El Colegio de Economistas de Málaga ha alertado este viernes de la existencia de una "especulación especialmente peligrosa" en el mercado de las viviendas turísticas en la provincia, agregando que este sector necesita "más pronto que tarde" una "regulación adecuada".

El vicedecano del Colegio, Antonio Pedraza, señala que en las viviendas turísticas "está habiendo una especulación que se nos antoja especialmente peligrosa" en una ciudad "con estudiantes y mucha gente con residencia fija". En este sentido, ha cifrado la subida de estos alquileres entre un 40 y un 60 por ciento, "una barbaridad".

En este sentido, ha indicado que puede ser "un sector goloso", en la que la rentabilidad bruta de este alquiler "está próxima al 9,5 por ciento o más". En el caso de Málaga, ha afirmado que está siendo "un revulsivo". "Solamente hay que ver el cambio en calle Carretería, Álamos, Madre de Dios... El problema es que no se puede convertir todo el centro en viviendas turísticas, de alguna forma eso necesita una regulación", ha apuntado.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?