Sábado, 15 de Agosto de 2020

Otras localidades

VALENCIA BASKET - BASKONIA

El legado del entrenador que cambió nuestras vidas

Pedro Martínez regresa a La Fonteta por primera vez desde la histórica noche del 16 de junio en la que Valencia Basket alzó al cielo su primera Liga ACB

El legado del entrenador que cambió nuestras vidas

cadenaser.com

El tiempo se detendrá esta noche en La Fonteta cuando el speaker de la caldera pronuncie el nombre del entrenador rival: Pedro Martínez. Por primera vez desde aquel memorable 16 de junio, el hombre que convirtió a Valencia Basket en campeón de Liga ACB regresa al escenario de los hechos.

Parece que fue ayer. Jamás olvidaré el abrazo en el que Pedro se fundió junto a sus hijos segundos después de consumarse el triunfo ante el Real Madrid. La escena sucedió a dos metros de la posición de narración de Radio Valencia Cadena SER en pista. No pude evitar romper a llorar estando en antena. 

Pese a que el partido de hoy adquiere tintes descafeinados ante la imposibilidad taronja de meterse en el Top 8 de Euroliga, hay quien acudirá al pabellón únicamente para vivir el momento de la ovación al técnico que nos dejó una lección imperecedera y aplicable no solo al baloncesto. La importancia del colectivo por encima de las individualidades.  

Admirador, entre otros, del juego de equipo que, durante décadas, ha sido capaz de inocular Gregg Popovich en los Spurs de San Antonio, Pedro Martínez aplicó una fórmula similar durante su etapa en Hermanos Maristas. Dejarse el alma detrás, correr como alma que lleva el diablo y compartir el balón en estático. El balance de dos años para el recuerdo habla por sí solo. En la primera temporada, un impresionante récord de 28 victorias consecutivas. En la segunda, campeones de Liga y subcampeones de Copa y Eurocup. El mejor Valencia Basket de la historia

Pero, tratándose de quien se trata, reducir una semblanza de Pedro a las estadísticas y/o los títulos conseguidos resulta insuficiente. Además de un entrenador excepcional, intuitivo, brillante, con una particular capacidad para meterse en la cabeza de sus jugadores, el actual técnico de Baskonia es una persona de las que dejan huella. 

Conviene tener memoria. Hablamos de un señor que dijo marcharse de Valencia sin ofertas. Pocos le creyeron. Algunos deslizaron de forma maliciosa un supuesto acuerdo con el Barça. Siempre defendí -en antena y en privado- que creía en su honestidad. Conocía sus razones y éstas tenían poco que ver con la ambición o el dinero. No me equivocaba. La llamada de Querejeta le llegó disfrutando de los lunes al sol. 

Bajo esa apariencia seria, distante incluso en función del interlocutor, se esconde un tío extremadamente educado, ocurrente, socarrón. Un conversador excepcional. Y no solo de bloqueos, rebotes y porcentajes.

Tras un cariñoso intercambio de whatsapps, anoche quedamos en La Fonteta para una entrevista de esas que apetecen. Y a medida que pasa el tiempo cada vez apetecen menos. Me pidió que empezáramos antes de acabar el entrenamiento, mientras sus jugadores finalizaban la ronda de tiro para no tener que hacerles esperar después subidos al autobús. Pequeños detalles que hacen grandes vestuarios. 

Cuando cerró su última respuesta, no pude evitar ponerme un pelín sentimental: "una alegría volver a verte y un placer volver a entrevistarte". Ya fuera de antena, mientras se marchaba para atender a otro compañero de prensa, me dio un apretón de manos diciendo "además de verdad". Ojalá el destino vuelva a cruzar nuestros caminos. Si dentro de 50 años alguien me pregunta con qué personaje me quedo de todos los que he conocido en esta bendita profesión no tendré ninguna duda: Pedro Martínez.  

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?