Lunes, 28 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Increíble pero cierto

Osasuna pierde 1-2 ante el Real Zaragoza en su mejor partido de la temporada en casa. Los de Diego Martínez tuvieron hasta ocho ocasiones claras de gol y en todas ellas se topó con un Cristian Álvarez sensacional

Quique González dispuso de las ocasiones más claras e incluso vio como el árbitro le anulaba un gol legal

Quique González dispuso de las ocasiones más claras e incluso vio como el árbitro le anulaba un gol legal / www.laliga.es

Hay veces en las que, inexplicablemente, nada sale. Y hay otras en las que un equipo se encuentra enfrente con un portero que es capaz de pararlo todo. Eso mismo es lo que le ha sucedido a Osasuna ante el Real Zaragoza.

Los de Diego Martínez, sobre todo Quique González, tuvieron infinidad de ocasiones que no fueron capaces de materializar y eso ante un rival que tiene en sus filas a un delantero como Borja Iglesias se acaba pagando. El pichichi del Zaragoza convirtió en gol dos de las tres únicas ocasiones que tuvo su equipo.

Dos mazazos que llegaron en los minutos 60 y 81 y que condenaron a un Osasuna valiente y descarado en ataque. Justo la cara que los aficionados pedían hace mucho.

Puede que la culpa de ese cambio la tuviera la ambiciosa alineación que planteó Diego Martínez, con Rober Ibañez y Kike Barja en las bandas, Borja Lasso como enganche y Quique González como única refenrecia en ataque. Esa propuesta hizo que desde el ecuador de la primera parte el partido fuera un monólogo rojillo con una ocasión tras otra que siempre desbarataba el meta maño.

Las cosas podrían haber sido diferentes si el árbitro, en la primera mitad, no hubiera anulado una acción de Quique Gonzaléz, que acabó en gol, por un fuera de fuego inexistente a todas luces. Tampoco estuvo afortunado Varón Aceitón en la tarjeta amarilla que sacó al zaragocista Grippo. Una falta, siendo el último defensor, que cortaba la ocasión de Quique González cuando encaraba solo la portería del Real Zaragoza.

Y pasó lo que a veces pasa en el fútbol: que un equipo perdona y otro, que no hace demasiado, se acaba llevando el partido.El gol de Unai García en la última acción de partido sirvió para maquillar el resultado y para demostrar que Cristian Álvarez era batible. Solo para eso.

Tras esta derrota Osasuna sale de la zona de play off de ascenso y le toca pensar ya en el próximo partido ante el Barça B. Un choque en el que podrá sacar algo positivo a nada que tenga un poco más de acierto y, sobre todo, si mantiene la línea mostrada ante el Real Zaragoza.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?