Últimas noticias Hemeroteca

La #Tuithistoria de Javier Ruiz

Voy camino a casa, de recogida. Arrastrando los pies y cansado tras un día que se ha alargado más de la cuenta. No es demasiado tarde pero la vida se ha tomado vacaciones en esta calle y sólo quedo yo

Tuithistoria

La calle está vacía. Más que vacía. Es un abismo oscuro sin luces ni ruidos. Imagino que se han debido de fundir las farolas. Una de ellas apedreada por algún vándalo intenta tililar como una estrella lejana.

Voy camino a casa, de recogida. Arrastrando los pies y cansado tras un día que se ha alargado más de la cuenta. No es demasiado tarde pero la vida se ha tomado vacaciones en esta calle y sólo quedo yo.

Bueno. Yo, y ella, que camina delante. De frente pero a unos pasos. Tendrá unos treinta años, la espalda recta, el pelo corto y una carpetilla en la mano. Debe venir, también, de trabajar o de dar una vuelta, o de recoger unos papeles. Qué se yo.

Pero es tarde y ella va con la cabeza baja. Apenas pasan unos segundos entre que la veo y cruzamos nuestras vidas cada uno en su camino. No puedo entrar en su interior pero sí siento su miedo. Lo noto en algo muy preciso: Su rumbo varía unos milímetros. Imperceptibles. Como los de un barco que empieza su deriva pero luego logra el capitan corregir el rumbo.

Se separa de mi porque es de noche. Se separa porque va sola. Porque soy un hombre y le damos miedo. Y yo se que nunca tocaré así a una mujer pero ella no lo sabe y no me conoce. Me retiro triste esperando que un día no sintáis miedo vosotras las mujeres. Que nadie sienta miedo al pasear de noche por la ciudad.

Javier Ruiz

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?