Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Alberto de los Ríos

La Calle es mía

Cada año por este tiempo, la ocupación masiva de la calle, y el uso del patrimonio, por parte de manifestaciones como las procesiones de Semana Santa dan a la ciudad, especialmente al casco histórico, otro color, y otro sabor. Con alegría nos tiramos a la calle con ganas y disfrutamos del ambiente general.

Surgen pequeños conflictos en una ciudad de más de 300.000 habitantes en las que conviven diferentes usos. Quienes disfrutan de las procesiones, quienes viven en el casco y siguen su vida laboral y personal, quienes atraviesan el casco y comparten con las procesiones itinerarios… quienes viven al margen de todo. Es una ciudad populosa y plural. Se producen bloqueos en espacios tan reducidos para tantas miles de personas, las noticias dicen que algún que otro choque, minoritario.

Sin duda el respeto debe presidir la actitud de unos (por las manifestaciones religiosas y artísticas) y de otros (hacia las personas que siguen su vida habitual). Y de todos y todas a las calles por muy ricas que estén las pipas de Genaro de la plaza de la Almagra. Un respeto que tiene siempre dos direcciones.

Y quién es responsable de que unos y otros puedan cohabitar y circular, es la autoridad democrática, que es nuestro Ayuntamiento, que no debe dejar que el equilibrio se rompa a favor de ninguna parte. Y que debe habilitar muchos más pasos de los que hay. Como es responsable de que el uso privado del espacio público no afecte al Patrimonio, particularmente a la Mezquita-Catedral. La calle es mía, decía Fraga, para evitar que fuera de todos en 1976. La calle es mía. Es tuya. Y suya. Es de todos y de nadie. Y votamos para que eso se respete.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?