Miércoles, 03 de Junio de 2020

Otras localidades

SER 3.0

¿Deberíamos aprender a programar?

En el 2020, el 73 % de los trabajos estarán vinculados directamente con las tecnologías de la información

¿Deberíamos aprender a programar?

Getty Images

No importa si tu hija, o tu hijo, quiere dedicarse a la ingeniería; a la banca; si quiere ser astronauta; oficinista; médico o chef, saber programar le abrirá las puertas a todo un mundo de posibilidades y le proporcionará una clara ventaja competitiva en todos los ámbitos de la vida.

Al igual que saber leer y escribir no nos convierte en escritores, ni realizar cálculos básicos en matemáticos, ni preparar un buen filete en chefs, saber programar no tiene por qué convertirnos en programadores. Sin embargo, sí nos enseñará a pensar de una forma diferente. Esta forma de pensar la llamamos pensamiento computacional y representa una ayuda inestimable en todas las áreas del conocimiento.

Es importante saber que para programar no hace falta ser un genio, ni se trata de una actividad tan compleja como se cree. En realidad, nos pasamos gran parte del día elaborando pequeños algoritmos para desarrollar nuestra actividad cotidiana. Cada vez que planificamos, organizamos o pensamos cómo y cuándo hacer algo en el trabajo, en casa, durante la compra o jugando, estamos creando algoritmos.

Programar consiste en saber cómo decirle a un computador que ejecute esos algoritmos por nosotros. A qué lo apliquemos ya es cosa nuestra: podemos centrarnos en organizar nuestras cosas, en mejorar el rendimiento de nuestra cosecha, en proporcionar una mejor asistencia sanitaria, en optimizar procesos de fabricación, en simplificar la administración, en diseñar ropa, calzado, muebles o cualquier otro artículo de consumo, en programar juegos o aplicaciones, en ofrecer espectáculos más vistosos, interactivos y entretenidos, … en lo que queramos. Podría decirse que la programación es un medio para expresar nuestra creatividad.

Ahora bien, si de verdad queremos convertirnos en programadores profesionales, debemos tener en cuenta que entramos en otra dimensión en la que descubriremos que programar puede conllevar tareas realmente complejas, el estudio de técnicas altamente especializadas y el conocimiento de una infinidad de tecnologías avanzadas.

Por suerte, el esfuerzo necesario para lograrlo se verá plenamente compensado por las expectativas laborales que ofrece: se estima que en el 2020 el 73 % de los trabajos estén vinculados directamente con las tecnologías de la información, y en los próximos cinco años, a pesar de que en Europa se graduarán unos cuatrocientos mil informáticos, todavía quedarán sin cubrir casi un millón de puestos de trabajo, según unas fuentes, o casi dos millones de puestos de trabajo, según otras.

En definitiva, tanto si lo único que se desea es sacar mayor partido de las computadoras en el trabajo o en el hogar, como si lo que realmente se quiere es programar profesionalmente, la programación debería ser una de las materias básicas en cualquier plan de estudios, de cualquier ámbito y para cualquier edad.

Cada vez esto será más evidente, así que no dejes que tus hijos sean los futuros analfabetos digitales, abocados a trabajos repetitivos que no les permitirán desarrollarse ni profesional, ni económicamente.

Pero, eso sí, el camino por el momento no es fácil. Todavía quedan muchos interrogantes por resolver: ¿A qué edad deberían comenzar a aprender a programar? ¿Cómo y dónde podrían hacerlo? ¿Qué lenguaje de programación es el mejor, o el más adecuado? ¿Cuándo se harán cargo de este problema nuestros gobernantes, proporcionando soluciones globales y planes integrales? ¿Cómo podrán asimilar los maestros y maestras de nuestros hijos estas disciplinas tan alejadas de las suyas? ¿Será esto otra forma de segregar a la población en función de sus recursos económicos? ¿Se convertirá en la enésima oportunidad desaprovechada por nuestro país para ubicarse en los países líderes en Europa? ¿Acabarán nuestros hijos convirtiéndose en los camareros y las kellys de esos europeos?

SER 3.0 #19

Da miedo, lo sé, pero es importante afrontar todas estas cuestiones, si no por nosotros, al menos por nuestras hijas y nuestros hijos. No os perdáis el programa de hoy, como mínimo lo pondremos sobre la mesa.

Francisco Maciá es doctor Ingeniero en Informática y profesor titular en el Departamento de Tecnología Informática y Computación de la Universidad de Alicante.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?