Martes, 22 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Opinión

Tres tenores y una soprano

La Firma de Doroteo González

Soy muy poco dado a los himnos, he de reconocerlo, aunque respeto a quienes entonan el suyo. Lo mío debe ser cuestión de que de mi primerísima infancia aún quedan ecos del obligado y supremacista himno del "Cara al sol” que en la época ya me producía urticaria. Aquello, como consecuencia, debió provocar una temprana y desenfrenada imaginación que me llevó a la creencia de que algunos canallas utilizan “su” patriotismo como último refugio.

Los himnos buscan plasmar la emoción –y hasta la conmoción- en una partitura, y respeto a quienes los cantan tanto como detesto a los que se empeñan en obligar a quienes se niegan a entonarlos. Y sobre tal convicción ando dándole vueltas a la conveniencia sobre si tres ministros y una ministra, con representación plenipotenciaria, entonen el Himno de la Legión al paso procesionario del Cristo de la Buena Muerte presidiendo ese acto y en un Estado aconfesional. La legión, el cuerpo fundado por el amigo personal de Franco y al que recientemente escuchamos canturrear en su instrucción militar coplas denigrantes sobre las mujeres, y de los que puede que algún portavoz parlamentario trate de argumentar con un cinismo magistral que tales barbaridades forman parte de nuestras tradiciones culturales.

Este ejercicio de exaltación, con rostros plagados de fervor que parecían a punto de entrar en trance, no fue un hecho casual ni espontáneo sino enteramente premeditado y preparado, hasta ensayado diría yo. Y si por el contrario sólo fue la consecuencia de que “pasaban por allí” y resultó un enredo para ellos, habrá que pensar que tenemos una buena muestra de destreza musical en el Consejo de Ministros. Y ya puestos cabe pensar que si coincides con ellos en una merendola seguro te alegran la fiesta con un pupurrí de canciones regionales. O si los llevas a las nupcias de un pariente como coro entonando a Verdi en la ceremonia, te arreglan el regalo de boda.

Bromas aparte, ya que tenemos entre las manos asuntos identitarios tan notables, me siento preocupado por dos asuntos. El primero me produce cierta intriga respecto a si ésta es una muestra de la inclusión de los valores militares en la escuela pública que el cuarteto de protagonistas de esos cánticos ha anunciado con especial profusión. La segunda de mis inquietudes es fruto de la curiosidad por saber si el Ministro de Educación y Cultura Íñigo Méndez de Vigo, que es Diputado por nuestra circunscripción, se sabe alguna de las estrofas del himno a Palencia o si es capaz de tararear su melodía, sí, la del himno de la provincia que le ha llevado a ocupar un sillón en el Parlamento. Aunque, no nos llamemos a engaño, en cualquier caso los instrumentos nunca deben ser más grandes que el objetivo para el que se utilizan.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?