Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Tirón de orejas del TSJPV al Ayuntamiento y Diputación en el caso de la hormigonera del Pagasarri

El Tribunal confirma el cese de actividad de una planta hormigonera "pese a la escasa diligencia" desplegada por el Ayuntamiento y la Diputación en determinar esta cuestión

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha confirmado el cese de la actividad de una planta de Hormigones Vascos en Bilbao, al desestimar un recurso presentado por esta empresa.

En una sentencia difundida este miércoles, la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJPV desestima un recurso presentado por Hormigones Vascos contra el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación Foral de Bizkaia por un fallo anterior de un juzgado de la capital vizcaína por el que también se rechazó la apelación de la empresa contra la decisión municipal de cesar su actividad.

En mayo de 2015, el concejal delegado de Urbanismo de Bilbao, Asier Abaunza, dispuso el cese de la actividad de fabricación y suministro de hormigón de la planta ubicada en el Camino Peñascal, en las faldas del monte Pagasarri, "por no ajustarse a lo autorizado y no ser legalizable".

El Ayuntamiento de Bilbao concedió licencia de actividad a Hormigones Vascos en mayo de 2008, "con una limitación temporal hasta el año 2017", para que se encargase de suministrar el hormigón necesario para construir la Variante Sur Metropolitana de Bilbao, por encomienda de la Diputación Foral.

Así, el permiso para la planta se extendía hasta la finalización de las obras de dicha variante, conocida como "Supersur", o en todo caso hasta el año 2017.

Las obras finalizaron en septiembre de 2011. La sentencia recuerda que aún queda por construir un último tramo de la "Supersur" (entre Peñascal y Venta Alta), aunque "no se halla en construcción".

Hormigones Vascos entendió que la licencia de actividad le "condicionaba exclusivamente" al límite temporal de 2017, "no estableciendo la condición del cese como consecuencia de la finalización de las obras", por lo que recurrió ante los juzgados de Bilbao el cese de actividad decidido por el consistorio.

El Ayuntamiento se opuso al recurso al exponer que la construcción de la variante y la concesión de la licencia tenían una "clara vinculación" y señaló que, tras finalizar las obras de la "Supersur", la empresa siguió fabricando hormigón en la planta con "carácter principal y autónomo".

El Consistorio adujo que resultaba "imposible" legalizar la actividad de la empresa porque se trataba de un "uso principal en suelo no urbanizable", y el Plan General de Ordenación Urbana "únicamente autoriza el uso industrial como actividad complementaria de la autopista en las zonas de servicio de la misma", lo que no era el caso.

El juzgado de lo contencioso administrativo número 5 de Bilbao desestimó el recurso de Hormigones Vascos y dio la razón al Ayuntamiento.

En el fallo en el que confirma la desestimación del recurso de Hormigones Vascos, el TSJPV considera "debidamente acreditada" la finalización de las obras de la "Supersur" en septiembre de 2011, "pese a la escasa diligencia" desplegada por el Ayuntamiento y la Diputación en determinar esta cuestión.

La sala señala que "la pasividad e incluso tolerancia de la Administración municipal con la continuación de la actividad (de la planta) con carácter autónomo y desligado de la construcción de la Variante carecen de relevancia alguna para la legalización de dicha actividad".

El tribunal atribuye esa "pasividad" del consistorio al hecho de que, pese a concluir las obras en septiembre de 2011, retrasó hasta el año 2015 la apertura de un "procedimiento de restauración de la legalidad urbanística frente a un uso no autorizado de la licencia concedida".

Por todo ello, el TSJPV desestima el recurso de Hormigones Vascos contra la resolución anterior del juzgado de lo contencioso administrativo número 5 de Bilbao, confirmando la decisión municipal de disponer el cese de actividad de la planta.

En un comunicado, la portavoz de EH Bildu en el Ayuntamiento de Bilbao, Aitziber Ibaibarriaga, ha señalado que el TSJPV ha dado un "importante tirón de orejas" al consistorio por su "actitud pasiva y excesivamente tolerante con esta empresa".

"A pesar de que a finales de 2017 el concejal Asier Abaunza manifestó que la fábrica debía de derribarse antes de finalizar el año, EH Bildu ha constatado que la cementera todavía se encuentra en pie", ha remarcado Ibaibarriaga, quien ha reclamado "ejecutar el derribo de manera subsidiaria de forma urgente y terminar con el trato de favor a ciertas empresas por parte del Ayuntamiento".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?