Política

Desestimado el recurso de las grandes eléctricas contra el Ayuntamiento de Madrid

Gas Natural, Endesa e Iberdrola recurrieron el concurso eléctrico que premia a las comercializadoras que venden energía 100% renovable para los edificios municipales

Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento / Radio Madrid. Cadena SER

Madrid

Las grandes eléctricas –Gas Natural, Endesa e Iberdrola– no han podido frenar la exigencia del Gobierno de Manuela Carmena para que la energía suministrada por las empresas comercializadoras a los edificios municipales sea íntegramente renovable.

En la práctica, este acuerdo marco para el suministro de energía eléctrica impide que las grandes eléctricas puedan optar a un contrato de unos 80 millones de euros por la electricidad durante los dos próximos años. Se trata del mayor concurso eléctrico de España dentro del ámbito municipal. No basta, por tanto, que las empresas causen el menor impacto al medio ambiente, sino que la energía que suministren tiene que ser 100% sin emisiones.

Antecedentes

Desde el 1 de enero de 2017 toda la energía que circula por los 1.300 puntos de suministro eléctricos que hay en los edificios municipales es de origen renovable. Se trata de una mezcla de hidráulica, eólica y solar. Hasta entonces no se exigía que la empresa certificara que la energía comercializada estaba libre de emisiones. Era suficiente con que la que suministraban al Ayuntamiento fuera de origen renovable, “pudiendo tener un mix con otras fuentes de energías no renovables”, según informa el Gobierno municipal.

El pasado 1 de marzo, el Ayuntamiento aprobó los nuevos pliegos –tras el acuerdo impugnado en verano de 2017 por Gas Natural Fenosa–, otorgando ventaja a las empresas que causaran un menor impacto al medio ambiente y permitiendo que solo puedan participar las que suministren energía 100% renovable. Los nuevos pliegos afectan a cuatro lotes de energía eléctrica y el objeto del acuerdo marco es “el suministro de energía renovable y su acceso a redes para edificios municipales y equipamientos del Ayuntamiento de Madrid y sus Organismos Autónomos”.

En el acuerdo de marzo pasado se exige que la certificación sea A (en una escala de siete categorías, de la A a la G), incluso se va un poco más allá. Es más exigente en el sentido de que no hay otra opción: si la empresa no cumple con este requisito no puede presentarse. Dentro de la etiqueta A hay algunas empresas que no suministran el 100% renovable (algunas comercializan el 95%) y el Ayuntamiento exige ahora que sea el 100%.

En los pliegos anteriores (verano de 2017), recurridos por Gas Natural, en función de la etiqueta se daban 5 puntos adicionales si la empresa acreditaba la categoría A. En esos pliegos, la exigencia de certificación estaba en los criterios de adjudicación, mientras que en los del acuerdo de marzo de 2018 está la solvencia técnica cuya certificación sobre el origen 100% renovable emite la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). 76 empresas comercializadoras suministran energía 100% renovable, siendo empresas de tamaño grande, mediano y pequeño. Esto supone el 64% de las comercializadoras.

Desestimación recursos

Ahora, con fecha 18 de abril de 2018, el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid ha desestimado los recursos presentados a mediados de marzo por Gas Natural, Endesa e Iberdrola. El 4 de abril el Tribunal acordó la suspensión del expediente de contratación a partir del momento previo a la apertura de las ofertas. Los demandantes señalaban su interés por participar en la licitación, tras entender que resultaban perjudicados, ya que la redacción actual de las cláusulas les “impide concurrir en igualdad de condiciones a la licitación”. Con la impugnación pretendían conseguir la anulación del pliego y poder participar en otra licitación sin las dificultades que advertían en esta licitación.

La resolución acumula los tres recursos y procede a desestimarlos. Y resuelve, además, levantar la suspensión del procedimiento acordada por el Tribunal el 4 de abril. Esta decisión es definitiva en la vía administrativa, será directamente ejecutiva y contra la misma cabe interponer recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid, en el plazo de dos meses.

El Gobierno de Carmena ya había manifestado que los recursos de las grandes eléctricas eran “técnicamente muy débiles” y que estaban “muy tranquilos en cuanto a la solvencia de los pliegos”, además de mostrar su satisfacción ante la posibilidad de que entraran “comercializadoras no tan habituales en otras grandes licitaciones”.

Energía limpia

La contratación de “una energía más limpia y lo más respetuosa con el medio ambiente constituye una línea prioritaria y transversal a la acción de gobierno del Ayuntamiento de Madrid”, explican fuentes del área de Economía y Hacienda, que dirige Jorge García Castaño. Así ha quedado recogido también en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Ciudad de Madrid aprobado definitivamente en septiembre de 2016, y “se enmarca en los compromisos adquiridos por el conjunto de la comunidad internacional en el marco del Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad