Jueves, 06 de Agosto de 2020

Otras localidades

Fiesta Patios Córdoba

Rafael Barón: “Si los Patios son auténticos nunca morirán de éxito”

El presidente de la asociación Claveles y Gitanillas está convencido de que la fiesta de los Patios, que estos días celebra su primer fin de semana, “goza de buena salud”. Sin embargo, en esta entrevista, Rafael Barón defiende que el concurso debe abrirse a una nueva modalidad de “patios contemporáneos que anime a nuevos participantes”. Y aunque asegura que los premios del concurso son “un estímulo para seguir haciéndolo bien”, este veterano “patiero”, como a él mismo le gusta definirse, reconoce que cada año vuelve a abrir su casa porque le encanta escuchar eso de “que patio más bonito tienes”.

Rafael Barón es el presidente de Claveles y Gitanillas. A esta asociación pertenecen 33 de los 50 propietarios de patios que este año participan en el concurso. Su casa, en el número 2 de la calle Pastora, en el corazón de las Costanillas, es visita obligada para cientos de turistas y otros tantos cordobeses, desde el pasado día 1 y hasta el próximo 13 de mayo. Y no es para menos: el patio en el que mantenemos esta conversación ha conseguido cuatro primeros premios en los últimos quince años.

¿Cómo está el patio este año?

Pues está florido como casi todos los años. Y está esperando que haga calor para que terminen de abrir todos los capullitos que hay empezando ya abrir pero que por este tiempo tan frío que hemos tenido están todavía ahí, aguantando.

¿Cuántas veces miras la previsión meteorológica en la semana previa a abrir el patio?

Pues bastantes veces, casi a diario dos o tres veces, sobre todo para controlar a ver cuándo podemos bajar algunas macetas o cuando tenemos que resguardar otras. Porque, claro, el problema de la lluvia es que cuando la planta ya está abierta y la flor ya está grande, lo que hace es dañar. Y como decía mi abuela “agua de lluvia no riega maceta” o sea que da igual que llueva, que al final tienes que regar.

¿Vamos a tener un buen año de patios?

Pues yo creo que sí. Yo creo que va a estar muy ligado a que la gente colabore, o sea, que los cordobeses se echen a la calle. El tiempo ha estado tan mal que yo creo que este año la gente, si sale el sol, va a querer salir. Y además, si sale el sol esta primera semana de patios la segunda van a estar espectaculares porque hay muchísimas flores que todavía están un poco cerradillas

Han pasado cinco años desde la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ¿ha pasado ya el riesgo de morir de éxito que en un principio tanto nos preocupaba?

Yo es que no estuve nunca pensando en eso de morir de éxito. Si nosotros basamos el patio en la tradición no va a morir nunca de éxito porque la gente lo que quiere es lo auténtico. Podría morir de éxito si convirtiéramos esto en un parque temático y creáramos algo irreal, ilusorio o compuesto, pero mientras sean las familias las que cuidan los patios y sean ellos con su generosidad las que lo abran, esto no va a morir nunca de éxito. Lo que sí hay que buscar es una fórmula para que los cuidadores estén contentos, para que gente nueva pueda acceder a casas patio, que las cuiden y que luego las abran. Ahí sí tendrían que intervenir mucho las administraciones.

¿Cuando ves colas de cien personas en la puerta de tu patio qué sientes? ¿No te preocupa esa sensación de que les estamos defraudando?

En ningún momento, al contrario. Yo creo que sería para mí más duro ver cien personas dentro del patio molestándose, estorbándose para hacerse fotos. Yo creo que si la gente entiende que es preferible esperar un poco de cola en la puerta para luego disfrutar el patio en su extensión, la gente va a valorar esa espera de tiempo en la puerta. Mientras las colas sirvan para que la gente esté cómoda dentro yo creo que no van a molestar a nadie.

Este año, la principal novedad es la incorporación de los controladores durante todos los días de la fiesta y durante todo el horario que los patios permanecen abiertos ¿Qué te parece esta nueva apuesta del Ayuntamiento?

Bueno, del Ayuntamiento no. Es una petición que la asociación Claveles y Gitanillas hizo el año pasado por escrito, o sea, que no es una cosa que se han inventado. Lo que tenemos que agradecer al Ayuntamiento es que nos haya escuchado y que es verdad que muchas de las medidas que llevábamos años reclamando este año se están cumpliendo, a excepción de la estrella que es lo del IBI . Por las cosas de los políticos no ha surgido , pero espero que este año, que es electoral, se lo pensarán bien. El Ayuntamiento no tendría dinero para pagar el marketing que los patios hacen por si solos. Creo que estas personas, que son imagen de la ciudad, reciban un 50 % de reducción en el IBI es una miseria. Es una medida que también ayudaría a que haya gente que tenga ganas de presentar el patio, aunque sea solo por esa pequeña ayuda.

¿Mejor controladores que aquel sistema que trató de poner en marcha el Ayuntamiento de reservas por internet?

Bueno, yo creo que aquello fue una prueba basada en el miedo. Se vio que no era efectiva porque ni solucionaba el problema de los colapsos en las zonas más visitadas y además retraía la visita de los cordobeses. O sea, que era inviable, se eliminó y no pasó nada. Aunque es verdad que con esa prueba también se comprobó que el hecho de tener una persona fuera, controlando esos tickets, era muy bueno y al final pues eso sigue funcionando. Entonces, una de cal y una de arena. Una cosa que salió mal y otra cosa que salió bien. El concurso tiene casi cien años y ha ido evolucionando. La informática, las redes sociales y los smartphones han entrado en los patios y esto también es muy bueno: ahora puedes saber dónde hay saturación e ir a otro patio.

¿Cuál es el auténtico premio para el cuidador de un patio?

Hombre, el halago y el piropo de la gente, lógicamente. Es verdad que el premio del jurado es importante porque es un premio económico que te va a ayudar a que el año que viene intentes estar mejor que este año. Todos los patios que se presentan al concurso luchan por un primer premio porque si no, no tendría sentido. Además, nosotros, desde la Asociación, lo hemos incentivado. Ha habido gente que ha pensado en eliminar el concurso y que el dinero se reparta entre todos, vale, muy bien, de acuerdo pero ¿eso va a incentivar la calidad? Cuando todos llevemos lo mismo ¿vamos a buscar al que lo hace excelente o al que lo hace medio que y se lleva lo mismo que tú? El concurso lo que incentiva es la calidad, que la gente se esfuerce, que trabaje, que lo monte bonito y eso es importante para la imagen de la fiesta de los patios. Es verdad que hay que buscar otro tipo de ayuda para compensar a los que no ganan premios, pero el concurso está muy bien.

¿Te da tiempo a ir de patios para comprobar el nivel de los otros participantes?

A veces, a veces, aunque este año creo que no va a ser posible porque por motivos laborales estamos muy liados. Antes, cuando solo trabajábamos en casa, a lo mejor María José, mi mujer, se quedaba aquí en el patio y yo me escapaba un poco. Yo tengo la suerte de que mis vecinos también son compañero y me abren las puertas a deshoras. Además, entre nosotros nos pasamos fotos de cómo está el patio. Pero la experiencia de entrar en el patio, eso no lo da ninguna foto ni ninguna cámara de vídeo. Tienes que vivirlo y tienes que sentirlo y a mí me encanta. Yo es que lo disfruto mucho, pero claro, esto también es una esclavitud

Para muchos visitantes entrar en un patio es como un viaje al pasado. ¿Ofrecéis una imagen idealizada de unas casas que en su momento fueron prácticamente infravivienda?

(Risas) Bueno es que, vamos a ver, si a una casa patio le eliminamos todas las plantas nadie la querría, porque claro no dejaban de ser infravivienda. Pero no es que ofrezcamos un modelo idealizado, es que los patios también han ido evolucionando y no se han quedado estancados. Las viviendas se han ido adaptando a la sociedad actual y hoy en día puedes encontrar casas con bañera de hidromasaje cuando antes lo que había era un agujero en el suelo y un barreño de zinc. Lo que sí es verdad que nosotros procuramos que la decoración y lo que embellece el patio sea auténtico y no sea inventado.

Es verdad que quizá tendríamos que crear una modalidad de patio contemporáneo donde la gente pues monte un patio con maceteros de acero brillante con intervenciones florales modernas, como en Flora, Pero lo que no podemos olvidar es que esto es una tradición centenaria, que los patios son pequeños museos etnográficos porque la vida estado aquí, porque aquí se ha vivido. Esto no es un museo y no debe de ser un museo ni una exposición de cosas viejas. A mí me encanta una antigüedad pero también reconozco que no se puede abusar y que tú tienes que tener las cosas que te gusten a ti. Esto no es un escaparate que monta el Ayuntamiento; esto son nuestras casas.

Terminemos hablando de futuro. Con una media de 50 patios participando los últimos años ¿la fiesta está garantizada?

Hombre, si pensamos que en el año 1921 hubo tres patios concursando yo creo que hemos ganado bastante, y en aquella época sí que había casas de vecinos. En el año 33, que fue cuando se revitalizó participaron 16 y lo máximo que se ha conseguido creo que fueron 55. O sea, que una media de 45 o 50 patios está muy bien.

Yo creo que el futuro está en que la gente se anime a comprar casas en el casco histórico pero manteniendo en la tradición del patio y luego abriéndolas. Yo conozco casas bellísimas con patios espectaculares pero no las abren porque no soportan este trasiego, lo quieren para ellos. Hay que buscar personas generosas que quieran compartirlo y eso está mucho en educar desde chicos. Yo le propuse al Ayuntamiento poner en marcha una “Escuela de Patieros” para ir por los centros cívicos, los institutos o los colegios y a lo mejor, quien sabe, alguno de ellos cuando diga de irse a un piso prefiere buscar una casa y abrirla para el concurso. Eso es lo importante para buscar un relevo generacional

Me encanta el término de patiero ¿cómo lo definirías?

Bueno pues el patiero es prácticamente el que vive para el patio. Al final, si no hay personas que los mantengan esto se va acabar. No digo que hoy ni mañana, ni dentro de 50 años, pero es cierto que tenemos que guardarlo y mantenerlo. Los patios deben ser del pueblo, de gente que luche, que disfrute y que quiera participar compartiendo la intimidad de casas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?