Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

"Me buscaban las cosquillas tras una baja"

Entrevista con la empleada despedida por comerse una empanadilla en el trabajo y que deberá ser readmitida

Ciudad de la Justicia. /

Carmen, la cajera despedida por comerse una empanadilla y que tendrá que ser readmitida o indemnizada con 19.000 euros por la empresa, ha explicado en los micrófonos de Radio Córdoba que se siente "muy contenta" por haber ganado la sentencia. "Me iban buscando las cosquillas a raíz de un accidente que tuve y por el que estuve varios meses de baja", ha explicado la trabajadora. Carmen ha relatado en "en ningún momento" notó que estaba siendo grabada y que nadie le dijo que la cámara estaba allí.  "Me sentí muy mal, porque no sabía que las cámaras estaban allí ni que me fueran a despedir por ese motivo", ha explicado antes de recordar que nunca en doce años había tenido un problema en el trabajo. 

La trabajadora ha explicado que ese día entró a su puesto tras llegar desde otro trabajo, llegó con hambre, "como desmayada" y cogió la empadilla por eso. "Volver no sería igual, cuando me dieron la carta de despido me sentí muy mal", dice ante la pregunta de si prefiere ser readmitida o que la indemnicen con 19.000 euros. 

Valentín Aguilar, su abogado, ha destacado que lo llamativo del caso es que se han usado unos sistemas de videovigilancia (una cámara fija) que vulnera la intimidad de la empleada: "Incumplen la necesaria información previa a la trabajadora". Además, Aguilar destaca que el hecho por el que fue despedida (comerse una empanadilla en su turno de trabajo) tenía "dudosa importancia". 

Carmen se había incorporado a su trabajo tras una baja por un accidente laboral de una año, y el abogado cree que el seguimiento buscaba una escusa para poder despedirla. "La grabaron comiéndose una empanadilla tras vigilarla durante un año, no es que se pasase el día comiendo empanadillas sin pagarlas. Explicó que no había tenido tiempo de comer y tenía mucha hambre". 

La jueza María Josefa Gómez Aguilar del Juzgado de lo Social número 2 de Córdoba ha condenado al centro comercial de la capital cordobesa a readmitir "inmediatamente" o indemnizar con 19.148 euros a una empleada que fue despedida tras ser grabada comiendo una empanadilla de su puesto de trabajo, por lo que la sentencia declara el despido disciplinario como improcedente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?