Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 27 de Enero de 2020

Otras localidades

Categorías inferiores

Esta semana, con jugadores de Sestao River y Portugalete, inmersos en la lucha por ascender a Segunda División B

Mikel Cubería, mediocentro de corte defensivo del Portugalete, que suma 6 goles en sus avances a puerta, e Iker de Eguino, volante organizador del Sestao River con pasado en Lezama, se pasaron por Radio Bilbao. Ambos inmersos en el playoff de ascenso a Segunda B.

Mikel Cubería recuerda que en Llanes estuvieron “bien” para arañar un empate ante el equipo de Aitor Tornavaca, veterano lateral izquierdo de 42 años, con pasado en Eibar y Recreativo: “Le quieren mucho, salió al final y jugó de mediocentro”, desvela el mediocentro de Sestao.

Cubería, ex jugador de la cantera del River, que pasó por Arenas y Santurtzi antes de recalar en el Portu, sabe la exigencia de La Florida, donde se miden al equipo asturiano este domingo (12 h.): “Nuestra afición nos va a dar mucha fuerza en este playoff de ascenso”. Un 0-0 en Llanes que anima: “No es mal resultado para como era el campo y cómo se defendían, en La Florida con los extremos entrando como puñales tendremos más opciones”, avisa.

Fueron casi 300 espectadores desde Portugalete para animar en el campo de San José. Cubería rechaza los tópicos de la presumible debilidad del Llanes: “Aquí todo el mundo ha hecho méritos para estar en el playoff. Tenemos que estar al 200% y que no entren las ansias si ellos se adelantan”.

Seis goles le contemplan pese a su demarcación de como mediocentro o de central, a donde ha caído últimamente por necesidades del guión: “Es una faceta que siempre gusta, además de cabeza he metido con el pie”, matiza este auxiliar de Enfermería en la residencia Aspaldiko.

Cubería, amante del juego rocoso de Sergio Ramos, saldría en busca de aventura al extranjero: “Sí para vivir otras experiencias, no de cara al año que viene, pero sí más adelante. Eso no te lo va a quitar nadie”, comenta a sus 26 años. El futuro es incierto: “Voy año a año, este año es el que más estoy disfrutando del fútbol y lo que tenga que venir que venga”.

Iker de Eguino, cosecha del 95, jugó con los Williams, Yeray Álvarez, Remiro, ya de Primera con el Huesca, o Villalibre. Formado en Lezama, cedido en el Zamudio, y media campaña, ya libre del Basconia, en la SD Amorebieta, donde Etxebe se decantó por otro perfil para la zona ancha.

En enero recaló en el Sestao River. El 1-0 a la Arandina, gol de Iñigo Orozko, obedece al resultado a defender de cara a la vuelta en el Montecito: “Bien, sufrimos, es un buen equipo, un buen resultado. Tuvimos ocasión de meter un segundo, y a ver allí”, relata. Las referencias de la Arandina versan en que “saben a lo que juegan, tiene dos puntas arriba muy rápidos, de calidad y en su casa llevan 15 partidos ganados…”, advierte.

De Eguino considera que este tramo final de la temporada, la plantilla del River está “muy bien física y psicológicamente y la afición está más que nunca con nosotros. Es un club histórico y se nota la tensión y la presión desde la grada. Hay mucho ambiente y te sientes futbolista”, subraya De Eguino, estudiante de Magisterio de Educación Física, que saldría fuera “para aprender culturas e idiomas y hacerte más futbolista”.

Para el futuro no descarta ninguna vía: “Como futbolista no te puedes poner techo, tienes que disfrutar y lo que venga vendrá, aprender y trabajar”. Sigue con Tiko como ídolo por sus goles “desde fuera del área, los que le veía de pequeño en San Mamés”, cuenta el bilbaíno.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?