Últimas noticias Hemeroteca

La #Tuithistoria de Javi Ruiz

No quedan muchos como él pero a él me lo sigo cruzando por las calles de Murcia. Un limpiabotas

El limpiabotas, en la plaza de Julián Romea /

Tuithistoria Limpiabotas

Tiene la piel chocolate pero no sabría decir su origen. No se si es Iraní,rumano, indio o, como decían los antiguos, "egiptano", término que probablemente dio origen a la palabra gitano.

Es bajito. Viste desgarbado y lleva dos cajas de madera muy vieja. Una sirve para apoyar los pies del cliente y la otra para llevar los útiles con los que limpia los zapatos. No quedan muchos como él pero a él me lo sigo cruzando por las calles de Murcia. Un limpiabotas.

Hoy le veo limpiarselas a un caballero en la plaza del Romea. Termina, cobra y se marcha serio. Mientras va andando pasa junto a una terraza donde varias mujeres, con gafas de sol y vestidas muy elegantes, toman el vermú de las 12.

Justo al pasar, a mi lado, esta tuithistoria cambia radicalmente. La quietud de este pasaje urbano cambia. El limpiabotas empieza a gritar, empieza a chillar y a mover los brazos como si se hubiera visto loco.

Todo el mundo se altera. Sin querer, el limpiabotas, lanza una de las cajas de madera al aire y cae junto a las mujeres que se dan un susto de muerte.

Instintivamente corro hacia él. No se muy bien porqué lo hago porque todavía no he entendido lo que pasa. El tipo sigue aullando y moviendo los brazos.

Cuando llego a su lado, se calma inmediatamente, como por arte de magia. Me mira y me dice: "me dan mucho miedo".

Un segundo después le veo salir de la camiseta una avispa o una abeja que se le había metido dentro.

Estas calles nunca dejan de sorprenderme.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?